Acumulación de efectos

Se produce cuando se colocan juntos los envases de una misma marca, con lo cual se genera una escena, ya que las caras de los productos se corresponden unos a otros como módulos, demostrando además que pertenecen además a un mismo origen en lo concerniente a su fabricación. Esto conserva la atención durante un tiempo más largo.

Un envase debe llamar la atención en la tienda y ser aceptado en el hogar; por ejemplo, el color de la pasta dental generalmente es azul, verde o rojo, colores que van de acuerdo con el producto y con el baño.

El color sirve para caracterizar los diferentes productos de una misma marca, y en ocasiones de una misma categoría de producto; por ejemplo, los shampoos de distintos tipos pero de un mismo fabricante, se pueden diferenciar por medio del color, guardando únicamente la unidad en los matices o en la forma.

La mayoría de los compradores recuerda el envase más fácilmente que el nombre del producto, el cual algunas veces olvida del todo, pero el color, que tiene un alto valor en la memoria, se recuerda más aún que la marca y el diseño.

El color le da peso a los elementos; los colores brillantes son más ligeros y los oscuros más pesados. El uso rítmico del color se logra con su repetición en diversos puntos de la pieza.

Fuente: Materia de Diseño de Envases y Embalajes de la Universidad de Londres

Publicado en Diseño de envases y embalajes

Suscríbete:

who's online