Aplanados

Puede considerarse que constan de tres partes:

La primera que comprende los materiales: cal y arena, cemento, cal arena; cemento blanco y polvo de mármol (diferentes tamaños de grano); yeso y cemento y arena; la segunda se refiere a los acabados: repellado, cerrado y fino; la tercera toca a su colocación: a regla, plomo, nivel; a reventón, a talochado.

Se alisan o atersan superficies por medio de la llana metálica o de madera; si se desea que aquellas sean picadas, se golpea el paramento liso con un cepillo metálico de alambre fino.

Acabados

– Repellado: Se lanza la mezcla con la cuchara; después se pasa una regla para dar acabado uniforme a la superficie. Si se quiere textura arenosa, antes de que endurezca el repelado se espolvorea el parámetro con poca arena fina, frotando en círculos con la talocha; o bien se rocía ese lado previamente alisado, con una lechada de cemento arena con una escoba con pajas.
– Cerrado: Sobre apellado se aplica una mezcla mas fina pasándole la plana.
– Fino: Sobre el cerrado se tiende una capa de cemento o calhidra como laminación, afinándola con llana o cuchara.

Colocación

Aplanando a regla y plomo, cuando se trata de muros; a regla y nivel, cuando son plafones.

La colocación se hace poniendo maestras de regla a cada, mas o menos, 1.50 m (plomo o nivel); se pegan los paramentos por recubrir, sobre los cuales se desliza la regla, para obtener superficies regladas. Para que aquella se deslice con facilidad sobre las maestras, se les espolvorea cemento cuando aun están húmedas.

El mortero embarrado entre dos maestras se enrraza por medio de la regla, y la superficie final se termina con la llana metálica, para conseguir (enlucido) una calidad mas tersa.

Aplanado a plomo y regla

En trabajos de primera calidad, la maestra de deslizamiento se coloca siguiendo la verticalidad de la plomada, lo que produce continuidad en el paramento.

Cuando el lado por revestir presenta irregularidades debido a la colocación y calidad de materiales que constituyen el muro, se efectúa un revoque con mortero de yeso, cal, arena y agua. El enlucido o capa final debe hacerse con mortero simple y flojo, para tener una superficie de mayor tersura.

Estucos

Son revestimientos últimos o de acabado, que de ordinario se aplican para imitar canteras; también se consideran como tales a los acabados adicionales, ni lisos ni tersos.

Para lograr estucos es necesario que el parámetro haya sido aplanado a plomo y regla, y que este seco cuando se trate de imitar sillerías de cantera.

Con el nombre de estucos se designan también los recubrimientos interiores con piedraso placas artificiales manufacturadas a base de mortero.

Herramientas para aplanados

El equipo es sencillo y de bajo precio; consta de artesa de batido y rastrillo o agitador. Con este, apoyado sobre el plano inclinado de la artesa, se origina un movimiento de ida y vuelta, con lo que se agita la lechada y se logra un perfecto amasado.

– La cuchara: Sirve para tomar el mortero de la artesa y colocarlo sobre la talocha o paleta.
– La talocha o paleta: Es un trozo de madera que se utiliza para embarrar sobre los parámetros las primeras capas de mortero y untarlas lo mas posible.
– Llana metálica: Sirve para aplicar las capas finales o enlucidos.
– Regla: Pieza de madera cuyo canto interior se halla perfectamente plano y corregido. Se usa para verificar la superficie y dejarla plana.
– La escuadra, la plomada, y el nivel: se emplean para verificar los ángulos, la verticalidad de los paramentos y la horizontalidad de cielos y plafones.
– Las espátulas: se utilizan para limpiar y raspar las superficies, así como para corregir entrantes y salientes de las molduras.

Publicado en Materiales y procedimientos de la construcción

Suscríbete:

who's online