El hombre como animal simbólico

La antropología física se ocupa principalmente de la hominización (trata de reconstruir el curso de la evolución humana mediante el estudio de los restos Fósiles), la biología humana y el estudio de otros primates, aplicando métodos de trabajo utilizados en las ciencias naturales.

Una de las ramas de la antropología Física tiene como objetivo reconstruir la línea evolutiva del hombre. Otra de las ramas importantes de la antropología Física la constituye el estudio de los pueblos contemporáneos y de sus diferentes rasgos biológicos.

Los antropólogos biológicos centraran su atención en los complejos patrones de la genética humana, estudiaron la interacción de las adaptaciones genéticas y las adaptaciones (no genéticas) fisiológicas y culturales, en relación con la enfermedad, la desnutrición y la presión del entorno, así como las grandes altitudes y los climas calurosos.

Los médicos y antropólogos especialistas en nutrición combinan los enfoques biológicos y genéticos con datos culturales y sociales, ya sea para estudiar enfermedades como la hipertensión y la diabetes o para investigar el crecimiento y el desarrollo en diferentes condiciones de alimentación y salud.

Gran parte de la investigación antropológica se basa en trabajos de campo llevados a cabo en las diferentes culturas.

Durante la segunda mitad del siglo XX, la etnología (que hoy se suele denominar antropología cultural) se fue relacionando de manera cada vez más íntima con la antropología social desarrollada por los científicos británicos y franceses. En un breve periodo se debatió intensamente si la antropología debía ocuparse del estudio de los sistemas sociales o del análisis comparativo de las culturas.

Sin embargo, pronto se llegó a la conclusión de que la investigación de las formas de vida y de las conductas casi siempre están relacionadas, de donde procede el nombre actual de antropología sociocultural.

Los antropólogos culturales estudian los procedimientos ideados por el hombre para enfrentarse a su medio natural y su ambiente social; y como se aprende, conserva y transmite un cuerpo de costumbres.

También se interesa por comprender cómo una cierta manera de conseguir un fin determinado puede variar ampliamente de un pueblo a otro y, sin embargo, servir a cada uno para lograr su adaptación frente a la vida. Tratan de especificar cómo las formas establecidas de tradición cambian al correr del tiempo.

El antropólogo linguista considera el lenguaje como un aspecto de cultura y plantea sus problemas de modo que contribuyan a la comprensión de la naturaleza y funcionamiento de la tradición humana.

La antropología filosófica es una disciplina cuyo objeto de estudio es la investigación sobre el origen, la naturaleza y todos los demás aspectos que se refieren al ser humano.

La antropología filosófica pone como centro de su reflexión al ser humano. Busca comprender al hombre como un ser que vive y sabe que vive.

Una filosofía del hombre, una antropología filosófica, debe ser una filosofía que nos proporcione la visión de la estructura fundamental de cada una de esas actividades humanas y nos permita entenderlas como un todo orgánico.

¿Qué es el hombre? es una pregunta eminentemente filosófica. Como tal, no tiene una única respuesta y suscita siempre nuestro máximo interés.

Se basa en los conocimientos de la Biología, la Sicología y la Linguística.

La antropología filosófica es aquella disciplina que se plantea fundamentalmente la pregunta acerca del hombre. El término como tal sólo adquiere personería con Kant, en la segunda mitad del siglo XVII. Etimológicamente acude al “conocimiento del hombre” a su, “Estudio” pero desde el plano filosófico.

No se trata, por cierto, de la perspectiva de la ciencia positiva que conocemos como “antropología” y que, conjuntamente con la etnología,la paleontología y la arqueología más las disciplinas que abordan el orden histórico, psicológico, sociológico y linguístico, se quedan sobre el plano del fenómeno humano y se atienen a las regularidades perceptibles en sus diversas manifestaciones particulares ( Carmen Balzer). Ninguna de ellas indaga acerca de la naturaleza profunda, la índole entitativa, el tipo de ser, la “esencia” o las propiedades esenciales del entre humano.

A partir de esta distinción con respecto a las ciencias particulares, se puede entender mejor que la tarea de la Antropología Filosófica esté abocada a una reflexión última sobre el ser del hombre y constitución ontológica, lo que a su vez implica una apertura a la dimensión metafísica de la realidad humana.

La denominación clásica de la antropología filosófica era la de “psicología”. ¿Por qué? Para los antiguos el objeto de la sicología era el alma. El alma es el principio de un cuerpo organizado.

La antropología era necesaria a la Filosofía si se tiene intención de construir una concepción del mundo. Entonces constituye el centro , o como punto de partida, o como punto de concurrencia de las diferentes líneas, ya que el ser humano es un universo abreviado y el centro de su universo.

Además, la Antropología Filosófica constituye uno de los pilares de la moral. No es el único, pues la teología natural es otro muy importante también. Pero es evidente que, según la concepción que nos hagamos del hombre, la moral cambia radicalmente.