El petróleo y el medio ambiente

La principal fuente de energía de la sociedad moderna proviene de la combustión de la gasolina, petróleo, carbón y/o gas natural. Estos compuestos, llamados combustibles fósiles, tienen su origen en las plantas y los animales prehistóricos y derivan de procesos geológicos.

Los hidrocarburos consisten en cientos de diferentes compuestos, cuya estructura base corresponde a enlaces C-C y más aún la mayoría de éstos, contienen exclusivamente carbono e hidrógeno

El impacto ambiental del planeta está estrechamente relacionado con un problema social surgido por la utilización creciente del petróleo: la reducción de los niveles de emisión de sustancias tóxicas y de los llamados “gases de invernadero”, y la reducción de los niveles de ruido.

Las discusiones internacionales acerca de las causas e implicaciones para la humanidad del llamado “efecto invernadero”, provocado por las crecientes emisiones a la atmósfera de gases tales como: CO2, metano, óxido nitroso y los cloro-flurocarbonatos, reflejan la necesidad de un enfoque integral en el tratamiento de los problemas ambientales y del desarrollo, así como la necesidad de una acción concertada de la comunidad internacional para mitigar los efectos del calentamiento global En el presente trabajo se analizan el petróleo como mayor causante del impacto ambiental.

La extracción y el transporte del petróleo, los distintos procesos de su transformación en productos derivados y su consumo masivo en forma de combustible requieren unas medidas de respeto y conservación del medio Ambiente.

Gracias a la estricta normativa que se aplica en todo el mundo, a las nuevas tecnologías y a la actuación cada Vez son más responsables las empresas que operan en este sector, se han conseguido grandes avances en los controles de impacto medioambiental.

Una de las principales preocupaciones, tanto de las empresas que integran la industria del petróleo como de los estados y las organizaciones internacionales, es la de evitar posibles accidentes que dañen el medio ambiente en su fase de transporte por mar, desde los lugares de extracción hasta los centros de procesamiento y consumo.

Por ello, la industria petrolera se encuentra sometida a normas y procedimientos muy estrictos en materia de protección ambiental. Todas las compañías petroleras se rigen por las mismas normas.

El transporte marítimo de crudo y productos refinados se hace en la actualidad en buques tanques construidos bajo las más exigentes normas de la ingeniería naval, que están dotados de tecnología punta para garantizar la seguridad en el transporte y, por tanto, proteger el medio ambiente.

En este sentido, tanto internacionalmente (Organización Marítima Internacional) como por parte de la Unión europea se ha aprobado una legislación con el fin de acelerar la sustitución de los petroleros de casco único por petróleos de doble casco.

A diferencia de los petroleros de único casco, en los que el petróleo que contienen los tanques de carga sólo están separados del agua de mar por una chapa de fondo y de costado, en los de doble casco, se rodea a los tanques de carga de una segunda chapa interna, a una distancia suficiente de la chapa externa, de forma que existe una doble protección en casco de que la primera chapa resultara dañada con ello, el riesgo de contaminación queda notablemente reducido.

El doble casco también presenta ventajas adicionales en caso de surgir problemas en uno de los tanques de almacenamiento, ya que cabe la posibilidad de bombear el petróleo hacia los espacios que quedan entre ambos cascos.

Estas medidas tienen como finalidad reforzar los controles en los puertos y conseguir que los buques en mal estado sean vetados y se les deniegue la entrada en los puertos de la Unión sobre la base de una lista negra publicada por las autoridades de la Unión Europea.

La nuevas medidas legales establecen que, además, todos los buques se sometan a una inspección anual obligatoria, es decir, no limitada a un examen superficial de las condiciones del buque, sino a una comprobación profunda y sistemática de una serie de elementos vitales del buque.

Los problemas de corrosión y de estructura, que han sido los que en alguna ocasión han provocado accidentes, se detectarán fácilmente. Los buques tanque deberán equiparse con cajas negras, similares a las que se incorporan a los aviones, deacuerdo con un calendario que abarca de 2002 a 2007.

La ausencia de la caja negra a bordo de un petrolero será motivo suficiente para que quede inmovilizado en puerto.

Existen unas organizaciones llamadas sociedades de clasificación que colaboran de una manera muy importante en la seguridad marítima al estar encargadas de inspeccionar los buques. La nueva normativa les exige una mayor preparación técnica y más medios para la realización de su labor, que es la de evaluar la calidad de la estructura de estos buques y su mantenimiento.

Todas estas medidas deberán ser puestas en práctica para el año 2004, pero la Unión Europea ha recomendado a los países miembros de la unión europea que las apliquen de manera anticipada.

Además la Unión Europea publicará desde principios de 2003 una lista negra de los buques que no se ajustan a las normas y la creación de un fondo de compensación por daños.

La UE ha aprobado también la creación de un fondo comunitario que permita, en caso de que se produzca un derrame de petróleo en el mar, compensar a las víctimas hasta una cifra total de mil millones de euros.

Los Estados que pertenecen a la Unión Europea podrán imponer multas en caso de comportamiento negligente por otra parte toda persona o empresa implicada en el transporte de hidrocarburos por mar.

Además, se ha constituido una Agencia Europea de Seguridad Marítima que controlará la eficacia de las medidas establecidas, recopilará información, manejará las bases de datos sobre seguridad marítima e inspeccionará a los países miembros para comprobar que se llevan a cabo los controles por parte del Estado en el que se Encuentra el puerto.

Se han adoptado medidas legales para la mejora de la seguridad del tráfico marítimo y prevención de la contaminación por los buques.

Además, se vigilará también a los buques que no hacen escala en los puertos de la UE.De ahora en adelante, se podrá prohibir a un buque que abandone un puerto en caso de condiciones meteorológicas extremadamente desfavorables.

También se han mejorado los procedimientos de transmisión y utilización de datos sobre cargas peligrosas, y se ha creado un auténtico sistema de información y seguimiento de los buques que se acercan a las costas europeas.

Finalmente, se hace obligatorio el establecimiento de puertos de refugio en cada país miembro con el fin de Acoger buques en dificultades.

Toda actividad humana tiene una incidencia directa en el entorno en que opera.En el caso de las refinerías, De no adoptarse determinadas medidas existe la posibilidad de que se produzcan emisiones de contaminantes

A la atmósfera, vertidos de productos nocivos, ruidos y olores.Para neutralizar estos efectos, las empresas Encargadas de la gestión de este tipo de instalaciones han tomado una serie de medidas que pueden resumirse.