La escuela de la administración científica

La administración científica observa a la administración como una ciencia que permite mejorar el quehacer de la organización a través del estudio de las operaciones de trabajo. Esta mejoría se mide a través del concepto de eficiencia.

Frederick Winslow Taylor

Frederick Winslow Taylor es considerado como el padre de la Administración científica. Taylor (1911) considera a, la Administración Científica como una nueva forma de pensar dentro de la administración de las organizaciones, en donde tanto administradores como operarios tenían funciones específicas que desarrollar para lograr el éxito en sus organizaciones.

Taylor consideraba que la administración debería de ser una ciencia, tan exacta como cualquier otra, en la que la existencia de leyes, reglas y principios fueran considerados como elementos directrices de la forma de administrar. La eficiencia desde este punto de vista es considerada en términos de productividad individual.

Existen dos elementos claves en la administración:

a. El administrador (representado por las personas que ocupan puestos de mando); y
b. El trabajador (representando por las personas que ocupan puestos de subordinados).

El administrador es considerado como el elemento pensante de la organización mientras que el trabajador es el elemento ejecutor de las tareas.

La participación del trabajador como ejecutor de las tareas, se ve reducida al cumplimiento de las órdenes, y a la obediencia irrestricta de los diversos procesos laborales. El trabajador bajo este supuesto es considerado como un recurso más que la organización tiene, y puede utilizar para lograr sus objetivos.

Uno de los elementos esenciales de esta forma de pensar, es el papel del estímulo económico como factor que motiva tanto a los administradores, como a subordinados a desempeñar más eficientemente su trabajo. El dinero es el motivador capaz de satisfacer las necesidades de los trabajadores.

Como se mencionó en párrafos anteriores, la división del trabajo entre la administración y los obreros constituía el principio para dirigir eficientemente a las organizaciones.

Se consideraban dos tipo de seres humanos: El primero es el administrador, a quien se le reconoce una determinada capacidad de pensar. El segundo es el obrero quien carece completamente de dicha capacidad.

En conclusión se puede decir que la visión de la administración de las organizaciones bajo el enfoque de Taylor se resume de la siguiente manera:

1. Cualquier tipo de operación desarrollada por un obrero es factible de análisis y estudio bajo aspectos científicos.
2. Existen trabajadores que desempeñan más eficientemente determinadas labores, sin embargo, se les debe adiestrar y controlar para asegurar el incremento de su eficiencia.
3. Es necesaria la supervisión del obrero como mecanismo de control para garantizar la buena ejecución de sus labores.
4. La división del trabajo entre obreros y administradores es esencial. Cada uno de ellos debe desarrollar estrictamente sus funciones y aceptar su responsabilidad en el desempeño de las mismas.
5. El trabajo en grupo es nefasto para la organización, cuando se integra un grupo, los trabajadores en general y principalmente los del nivel operativo, tenderán a desarrollar su función en forma similar al empleado más flojo del grupo.

Los doce factores considerados por la escuela de la administración científica (Taylor)

1. El ser humano
Es observado a través de dos posiciones. La primera como superior y la segunda como subordinado.

  • Posición de superior. Es considerada como un individuo que tiene la capacidad (aunque restringida) de pensar, la cual está esencialmente orientada al desarrollo de nuevos procedimientos que coadyuven al conocimiento y al incremento de la eficiencia de las operaciones de trabajo.
  • Posición de subordinado. Está considerado como un individuo que no tiene la capacidad de pensar, sino que está orientado fundamentalmente a la obediencia de instrucciones emanadas de la administración.

2. El medio ambiente
No es considerado dentro de este enfoque, ya que lo único que puede cambiar la forma rutinaria de operar en la organización es o la tecnología, o las nuevas ideas i que provengan del personal que ocupa posiciones administrativas.

3. La motivación
Se reduce a la utilización del estímulo económico como el principal factor que mueve al hombre.

4. El liderazgo
El líder se debe a su posición. El tipo de liderazgo es racional, enfatizando en la eficiencia como su valor fundamental.

5. La comunicación
Es descendente y se transmite a través de órdenes que los trabajadores de niveles inferiores deben seguir al pie de la letra. No existe la posibilidad de comunicación ascendente, debido a que el empleado por definición no tiene la capacidad técnica y de conocimientos para opinar.

6. El conflicto
No es tomado en cuenta (el conflicto no se observa), ya que se supone que el trabajador desea lo mismo que el administrador, esto es, un mayor estímulo económico.

7. El poder
Se confunde con autoridad, por tanto se deposita en aquellas personas que tiene puestos de alta jerarquía en la organización.

8. El cambio
Depende del avance tecnológico y de los nuevos procedimientos que se instrumenten cuando existan operaciones nuevas con las que se incremente la eficiencia.

9. La toma de decisiones
Se realiza fundamentalmente en los altos niveles jerárquicos de la organización o en aquellas posiciones en las que se encuentra personal de gran capacidad técnica.

10. La participación
Es prácticamente nula. Los teóricos de esta escuela enfatizan que la individualidad es el mejor mecanismo que permite incrementar la eficiencia organizacional.

11. La organización
Se diseña a partir de las diferentes funciones productivas realizadas dentro de la empresa.

12. La eficiencia
Se considera en términos ingenieriles. Es decir, se desarrolla un trabajo con el mínimo gasto de energía.