Literatura africana

Contenido: Introducción. La Literatura oral. Literatura escrita primitiva. Literatura contemporánea. Escritores africanos en lengua portuguesa. Novelistas destacados. Principales poetas africanos.

Objetivo: Al finalizar la competencia describirá los fundamentos teóricos de la literatura africana, sin error.

Introducción

Literatura africana, literatura oral y escrita del continente africano, no necesariamente en las lenguas indígenas africanas. El término literatura africana hace referencias a la creada por los pueblos de África. Tal y como indica George Joseph en en su obra Uderstanding Contemporary Africa, mientras la idea europea de literatura generalmente hace referencia a los textos escritos, en África este concepto incluye también la literatura oral.

Tal y como indica Joseph, mientras que la visión de los europeos separa a menudo arte y contenido, el concepto africano es inclusivo: La literatura puede implicar un uso artístico de las palabras motivado por un interés al arte. Sin negar la importancia de la estética en África, debemos tener claro que, tradicionalmente, los africanos no separan de un modo radical arte de educación. En lugar de escribir o cantar por la propia belleza, los escritores africanos, tomando ejemplo de la literatura oral, utilizan la belleza para ayudar a comunicar verdades importantes e información a la sociedad. De hecho, un objeto se considera bello por las verdades que muestra y por las comunidades que ayuda a construir”.

La Literatura oral

África posee una rica y variada literatura que se ha ido desarrollando desde las primeras sociedades africanas y continúa floreciendo en nuestros días. La literatura africana escrita ha estado siempre en deuda con la literatura oral, que adopta formas muy diversas. Los proverbios y adivinanzas transmiten códigos de conducta y a menudo reflejan la cultura del hablante (de su uso dependen el arte de la argumentación y la conversación), mientras que los mitos y las leyendas ponen de manifiesto la creencia en lo sobrenatural, además de explicar los orígenes y el desarrollo de los estados, clanes y otras organizaciones sociales de importancia. Generalmente se considera que las leyendas y los mitos tienen una base real. En muchos casos ofrecen una crónica sumamente detallada de la historia de un pueblo. Los cuentos populares, por su parte, se consideran fruto de la ficción. Los personajes principales de los cuentos populares africanos más famosos son la tortuga, la liebre y la araña. Estos cuentos se han difundido por todo el continente y han pasado también al Caribe, Estados Unidos y parte de Sudamérica como resultado del tráfico de esclavos africanos.

A lo largo del siglo XX, y gracias a la labor de antropólogos e historiadores, se ha registrado buena parte de la literatura oral de zonas de Sudáfrica y de las antiguas regiones de Ruanda, Buganda y Congo.

Literatura escrita primitiva

La primera literatura escrita aparece en el norte de África. Sin embargo, la vida y el pensamiento de esta región están más ligados a Europa y Oriente Próximo que al resto del continente africano. Así, la primera literatura norteafricana del Sahara, al igual que las obras del teólogo cristiano San Agustín y del historiador islámico del siglo XIV Ibn Jaldún, presentan grandes vínculos con las literaturas latina y árabe.

En gran parte de los primeros textos escritos de África occidental se notan las influencias de la literatura islámica, transmitida a través de los norteafricanos tanto en su forma como en su contenido. Las primeras obras escritas de África occidental datan del siglo XVI y son fruto del trabajo de eruditos islámicos sudaneses como Abd-al Rahman al-Sadi, autor de Tarij as-Sudan (Historia de Sudán), y Mahmud Kati, autor de Tarij-al Fettach. Estas obras pusieron fin a la tradición oral de los imperios sudánicos occidentales de Ghana, Malí y Songay, de clara ascendencia árabe.

La primera poesía escrita de África occidental era de carácter religioso y lo mejor de ella pone en evidencia el conocimiento de la poesía árabe preislámica y la poesía religiosa norteafricana. El poeta religioso más relevante de África occidental fue Abdullah ibn Muhammed Fudi, que vivió a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX, emir de Gwandu y hermano del reformista musulmán Shedu Uthman.

La literatura escrita de África oriental posee también una larga historia y muestra asimismo la influencia de los modelos árabes. Una historia anónima de la ciudad estado de Kilwa Kisiwani, escrita alrededor de 1520 en árabe, es el primer ejemplo conocido de esta literatura. Más tarde aparecieron versiones en swahili de la historia de diversas ciudades estado, así como poemas con un mensaje de carácter religioso o moral. La primera obra conocida en swahili (véase Lenguas africanas), que data de 1728, es el poema épico Utendi wa Tambuka (Historia de Tambuka).

La poesía swahili se desarrolla en su mayor parte a partir de la poesía árabe. Los escritores de poemas épicos en lengua swahili se inspiraron en la tradición romántica que rodeaba al profeta Mahoma y a partir de ésta elaboraron sus textos con entera libertad, adaptándolos a los gustos de oyentes y lectores. Alrededor del siglo XIX la poesía swahili abandonó los temas árabes y adoptó formas bantúes como las canciones rituales.

Los principales poemas escritos en swahili datan de los siglos XIX y XX. El poema religioso más conocido, Utendi wa Inkishafi (El despertar de las almas), escrito por Sayyid Abdallah ibn Nasir, ilustra la vanidad de la vida terrena a través de un relato de la caída de la ciudad estado de Pata. La tradición oral de Liyongo, aspirante al trono de Shagga en el siglo XIII, se recoge en el poema épico Utendi wa Liyongo Fumo (Epopeya de Liyongo Fumo), escrita en 1913 por Muhammad ibn Abubakar.

A pesar de que las regiones del Sudán de África occidental y las regiones costeras de África oriental poseían una rica literatura escrita antes de la llegada de los europeos, la literatura del resto del África subsahariana siguió siendo oral hasta el establecimiento de las misiones y las escuelas europeas.

Literatura contemporánea

Hacia comienzos del siglo XX los africanos empezaron a publicar su literatura en diversas lenguas africanas y europeas. A mediados de la década de 1970, el número de nuevos autores africanos se redujo considerablemente, debido al creciente compromiso de los intelectuales con las cuestiones políticas y académicas.

1. Sudáfrica

En Sudáfrica surgieron diversos poetas y novelistas de prestigio. Samuel E. K. Mqhayi es autor de una abundante obra en lengua josa, revelando así la fuerza de esta lengua como vehículo para la literatura escrita. Novelistas como Thomas Mofolo y Solomon T. Plaatje, conscientes de los ultrajes cometidos contra los sudafricanos negros bajo la dictadura de los blancos, retrataron a los negros como seres humanos complejos y dotados de un alto sentido moral. La tercera novela de Mofolo, Shaka, el zulú (1925), es una especie de biografía novelada de Shaka, un señor de la guerra zulú del siglo XIX. Esta obra, escrita originalmente en sotho, está considerada un clásico de esta lengua. La novela histórica de Plaatje, Mhudi, que trata sobre el personaje de Mzilikazi, lugarteniente de Shaka, se publicó en 1930. Su estilo, que incorpora cantos de alabanza, se inscribe en la tradición oral de la literatura bantú.

A mediados del siglo XX numerosos escritores sudafricanos abandonaron su país debido a la política gubernamental. Entre los exiliados figuran Peter Abrahams y Ezekiel Mphahlele. La autobiografía No soy un hombre libre está considerada como la mejor obra de Abrahams; en ella relata la opresión racial que padeció durante su infancia en Johannesburgo. Mphahlele es uno de los principales críticos de la literatura africana negra. En su obra La imagen de África (1962), analiza la literatura africana escrita por blancos y negros. El autor lamenta la obsesión de esta literatura por las relaciones raciales y propone un tratamiento más amplio y profundo de los personajes desde otros puntos de vista. Otros autores importantes son A. C. Jordan, que escribe en lengua josa, y el poeta zulú R. R. R. Dhlomo. Prosistas como Alex La Guma y Bloke Modisane, al igual que el dramaturgo y crítico Lewis Nkosi, no obtuvieron reconocimiento hasta después de 1950. Dennis Brutus es un destacado poeta negro sudafricano.

Los blancos sudafricanos poseen también una larga tradición literaria, tanto en afrikáans como en inglés. Entre los escritores en afrikáans figuran poetas como D. J. Opperman y Breyton Breytenbach, considerado uno de los mejores autores en esta lengua; y varios novelistas preocupados por las consecuencias del apartheid político, como J. M. Coetzee, autor de Vida y época de Michael K. (1983). Entre los escritores en inglés cabe citar a Olive Schreiner, cuya novela Historia de una hacienda africana (1883) se considera un clásico por su estudio pionero de las relaciones raciales y sexuales. Los efectos de la política racial sudafricana sobre la vida privada de las personas se reflejan en las obras de diversos escritores del siglo XX internacionalmente conocidos. Figuran entre ellos los novelistas Alan Stewart Paton y Doris Lessing; la novelista y autora de relatos Nadine Gordimer, galardonada con el Premio Nobel de Literatura en 1991; y el principal dramaturgo sudafricano, Athol Fugard. Las obras de Fugard, como El nudo de sangre (1961), Boesman y Lena (1969) y La lección de áloe (1980), desafían abiertamente la política gubernamental. Breytenbach, antiguo defensor del nacionalismo afrikáner, escribió en inglés Las confesiones de un terrorista albino (1985). Durante su exilio en París renunció a su lengua materna. La novela ofrece un duro relato de sus siete años en prisiones sudafricanas acusado de terrorismo.

2. África occidental

La poesía ha sido la forma literaria dominante entre los escritores africanos en lengua francesa. Léopold Sédar Senghor, el poeta y presidente de Senegal, encabezó el movimiento de la negritud, que tuvo una influencia notable en la configuración del pensamiento de los intelectuales francófonos. Este movimiento, que alcanzó su cima en las décadas de 1930 y 1940, surgió como protesta ante la política de asimilación practicada por los franceses, como rechazo de la cultura occidental, antinatural y sin alma, y como reafirmación de los valores positivos de la cultura africana. Los poetas Briago Diop y David Diop participaron también en el citado movimiento.

Son pocos los novelistas de África occidental que han escrito en francés. Sin embargo, estos escritores figuran entre los más brillantes del continente africano. El guineano Camara Laye destaca por la hondura psicológica de su obra narrativa, por ejemplo la novela autobiográfica El niño negro (1953). Camerún ha dado al mundo dos novelistas, Mongo Beti y Ferdinand Oyono, notables por la extraordinaria fuerza de su sátira.

La literatura de África occidental en lengua inglesa no produjo obras de interés hasta la década de 1940. Desde entonces, no obstante, la producción ha sido impresionante. Destacan especialmente los autores nigerianos, los más conocidos de los cuales son quizá Amos Tuotola y Chinua Achebe. Tutuola se hizo internacionalmente famoso con la publicación de El bebedor de vino de palma (1952), obra basada en mitos y leyendas. Achebe analizó la amenaza que la civilización occidental representa para los valores tradicionales africanos en una de sus primeras novelas, Todo se divide (1958). Un hombre del pueblo (1966) es una sátira política sobre la corrupción en un país africano sin determinar. El poeta y dramaturgo nigeriano Wole Soyinka, galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1986, se inspira en mitos yorubas. Abiertamente crítico con el régimen militar nigeriano, Soyinka es autor de una importante obra poética, además de piezas teatrales como La muerte y el caballero del rey (1975) y la novela Los intérpretes (1965), un análisis satírico de la Nigeria moderna y sus antiguas tradiciones. El poeta y dramaturgo nigeriano John Pepper Clark hace un provocativo uso de los mitos ijaw (nigerianos) y las situaciones sociales. El poeta nigeriano Gabriel Okara se convirtió con su novela Las voces en uno de los pocos autores africanos que utiliza en su literatura personajes y valores exclusivamente autóctonos. El autor más conocido de Sierra Leona es el novelista William Conton. Su África (1960), cuyo protagonista es un joven africano educado en Inglaterra, pone el énfasis en las diferencias culturales.

El ganés Kofi Awoonor figura entre los poetas más interesantes de África. Sus obras abordan los conflictos de la vida y la ominosa presencia de la muerte. El novelista Ayi Kwei Armah relata los últimos días del régimen del presidente ghanés Kwame Nkrumah en la novela La belleza no ha nacido todavía (1968).

3. África oriental

La literatura contemporánea de África oriental incluye importantes obras autobiográficas, como las de los escritores kenianos Josiah Kariuki y R. Mugo Gatheru. James Ngugi, más joven, es autor de varios relatos y novelas, y una obra de teatro. Ngugi analiza en sus obras el impacto del cristianismo en la vida africana y destaca por la sencillez y claridad de su estilo. Jean Joseph Rabéarivelo, nacido en Madagascar, escribía en francés y figura entre los grandes poetas africanos. Sus primeros poemas revelan la influencia del simbolismo francés, estilo que abandonó posteriormente para utilizar con maestría la forma vernácula de la balada. Shaaban Robert, nacido en Tanganika (actual Tanzania), fue el primer poeta y ensayista de África oriental en lengua swahili. Su obra más famosa, Kusadikika (1951), analiza las distintas tendencias políticas de su país. La citada novela es una alegoría inspirada en Los viajes de Gulliver, del escritor británico del siglo XVIII Jonathan Swift. Una de las obras más leídas en África oriental sigue siendo Julio César de Shakespeare, traducida al swahili en 1966 por el entonces presidente de Tanzania Julius Nyerere.

Escritores africanos en lengua portuguesa

Mención aparte merecen los escritores nacidos en países que, como Mozambique, la República de Cabo Verde y Angola, fueron colonias de Portugal.

Mia Couto, seudónimo de Antônio Emilio Leste Couto, nació en 1955 en Beira, Mozambique. Fue director del periódico Notícias, de la revista Tempo y de la Agencia de Información de Mozambique. Ha publicado, entre otras obras, la novela Terra sonâmbula (1982), el libro de poemas Raízes de orvalho (1983) y el volumen de cuentos Contos do nascer da terra (1987).

José Craveirinha nació en 1922, en la ciudad de Lourenço Marques, actual Maputo, y murió en Johannesburgo en 2003. Escritor de crónicas periodísticas, firmaba sus artículos con el seudónimo Mário Vieira. Estuvo encarcelado entre 1965 y 1969 por su participación en el Frente de Liberación de Mozambique (FRELIMO). Publicó, entre otros libros, Chigubo (1964), Cantico a um Dio de catrame (1966), Karingana ua karingana (1974) y Cela 1 (Celda 1, 1980).

Poeta, periodista, crítico de literatura y de cine, Rui Knpfli nació en 1932. De origen mozambiqueño, estudió en Sudáfrica. Volvió a Mozambique y, en 1975, debió abandonar su país por razones políticas. Su obra abarca principalmente colaboraciones en periódicos y revistas. Leer, en opinión de Knpfli, es algo más que un acto de voluntad, “es reverenciar las singularidades personales, las normas e inclinaciones que conforman nuestra cultura” (véase Lectura).

Orlando Mendes nació en la isla de Mozambique en 1916. Obtuvo la licenciatura en Biología en la Universidad de Coimbra. Poeta, novelista y dramaturgo, ha publicado numerosos libros, entre ellos Trajectórias (1940), Clima (1959), Portanto eu vos escrevo (1964) y País emerso I (1975). Deben destacarse además sus colaboraciones en revistas y periódicos mozambiqueños y portugueses.

Germano de Almeida es uno de los escritores más conocidos de la literatura moderna de la República de Cabo Verde. Nació en la isla de Boavista en 1945. Estudió Derecho en Lisboa y fijó su residencia en la isla de São Vicente. Fundó la revista Ponto & Vírgula (1983-1987); el periódico Aguaviva y la editorial Ilhéu, en 1989. Su obra se propone, a través del humor, desenmascarar la hipocresía común a todas las sociedades. Un buen ejemplo de su estilo es O testamento do Sr. Napumoceno da Silva Araujo (1991), libro en el que narra la historia de un hombre que se enriqueció vendiendo diez mil paraguas a los habitantes de una región dominada por la sequía. Esta novela fue adaptada al cine por el cineasta portugués Francisco Manso y ganó, en agosto de 1997, el premio a la mejor película en el Festival de cine de Gramado (Rio Grande do Sul, Brasil). O meu poeta, obra publicada en 1992, es considerada la primera novela nacional de la nueva República de Cabo Verde. Ha publicado, además, A ilha fantástica (1994), Os dois irmãos, estórias de dentro de casa (1996) y A família Trago (1998).

Sin pretender agotar la riqueza y variedad de la literatura africana en lengua portuguesa, cabe mencionar a Agostinho Neto, poeta angoleño, y a Sebastião Alba, quien, nacido en Braga (Portugal), se trasladó a Mozambique siendo muy joven. En este país publicó, entre otras obras, A noite dividida e Ritmo do presságio, ambas de 1981.

Novelistas destacados

  • Chinua Achebe
  • Gracy Ukala,
  • Daniel Olorunfemi Fagunwa
  • Mariama Bâ
  • Ousmane Sembène
  • Ngugi wa Thiong’o
  • Benjamin Sehene
  • Thomas Mofolo
  • Tsitsi Dangarembga
  • Dambudzo Marechera
  • Yvonne Vera
  • Mia Couto
  • Ayi Kwei Armah
  • Ben Okri
  • Jean de Dieu Madangi

Principales poetas africanos

  • Chinua Achebe
  • Gracy Ukala
  • Wole Soyinka
  • Christopher Okigbo
  • Lenrie Peters
  • Kofi Anyidoho
  • Dennis Brutus
  • Kofi Awoonor

Fuente: Microsoft Encarta y Wikipedia.org