La retroalimentación

Concepto de feed–back como posibilidad de corregir una conducta a partir de la respuesta de receptor, reconoce antecedentes muy interesantes. En la segunda guerra mundial la raf británica tomo cierta ventaja sobre la lufwaffe alemana, a partid e la incorporación del radar. Lo propio ocurrió con los destructores aliados que integraron en su sistema de armas el sonar, lo que les permitió ubicar mejor a los submarinos alemanes y japoneses.

Ahora bien, ¿de dónde deriva la idea de radar y del sonar? Los ingleses son observadores de la naturaleza y de la observación de unas maravillosas y perfectas máquinas volantes cuya misión es deglutir toneladas de insectos copian al murciélago. Lo que en verdad copian del murciélago es su posibilidad de ecolocación o localización por ecos, la que tiene lugar a través de la emisión de vibraciones de alta intensidad que pueden llegar a más de 20 kilociclos de frecuencia. Estas vibraciones o sonidos se producen en el laringe, la emisión de sonidos se verifica a través de la boca.

Ahora bien, los géneros Lonchorhina e Histiotus; este último se encuentra en la región del Río de la Plata. Existe en la entrada del oído de estos mamíferos, una estructura membranosa denominada ‘trago’ y dotada de una gran sensibilidad, relacionada con la captación de ondas ultrasónicas, mediante las que se guían durante el vuelo y que les permiten evitar obstáculos; son también un elemento imprescindible para la captura de insectos.

Normalmente puede evitar, en completa oscuridad, impedimentos tan poco significativos como un hilo de alambre de dos milímetros de espesor, aun en la eventualidad (existe el mito de que todos los murciélagos son ciegos) de que se los privara de la visión. El primero que se preocupó por averiguar la forma en que ciertos animales se guían por la noche fue el científico italiano Lázaro Spallanzaní (1795), observando que los búhos y lechuzas, así como otros seres, confiaban en sus grandes ojos para la visión nocturna, pero que en total oscuridad quedaban inhabilitados para actuar. Al investigar el comportamiento de los murciélagos, se sorprendió al comprobar que

éstos se mantenían activos en la más impenetrable oscuridad, volando normalmente en procura de sustento. Las investigaciones demostraron la incapacidad de orientación a que se ven sometidos estos animales cuando se les taponan los conductos auditivos. Las manifestaciones sonoras de los murciélagos no se limitan a los ultrasonidos, sino que también utilizan frecuencias audibles al oído humano que son fácilmente percibidas.

El feed – back puede ser positivo o negativo. Si A recibe una comunicación y corrige su conducta de acuerdo con lo que ha recibido de B, se ha dado una retroalimentación o feed – back negativo.

La retroalimentación positiva existe cuando aumenta la tendencia, por ejemplo: si un conferencista está hablando muy rápido, y las preguntas vienen en tropel, será feed – back positivo si aumenta la velocidad. Contrariamente, el feed – back negativo ocurre cuando el conferencista modifica su conducta expositiva disminuyendo la velocidad, en virtud del alboroto provocado.

Retroalimentación negativa significa control y seguridad. Es importante mantener la estabilidad, porque, de lo contrario, el sistema llega a una potencia tal que se destruye.

Este concepto nos interesa muy especialmente, porque es clave para comprender la interacción humana y la personalidad, lo cual es un proceso de aprendizaje; justamente, el feed – back es uno de los elementos esenciales del aprendizaje.

El estudio de la comunicación es fundamental para el examen de la personalidad. Lo revela J. Ruesch en el campo de la sicopatología. Hay variantes en los cuadros nosográficos según las pautas de comunicación, de acuerdo con el modo en que es percibido, evaluado y transmitido el mensaje.

Reiteramos aquí el concepto de aferentización de retorno, haciendo referencia a los sistemas autorregulados, o sea, los sistemas cuya acción depende del resultado de la misma acción. Eso no quiere decir que sean sistemas totalmente cerrados, porque la acción se efectúa sobre el mundo exterior, y el resultado de ese cambio sobre el mundo externo es lo que se incorpora como dato para una ulterior regulación de la acción de ese sistema.

El ruso K. Anojin nos presenta un esquema sobre la actividad refleja. En el mismo expone, en primer lugar, una síntesis aferente, que debe ser entendida como el conjunto de estímulos que se derivan de una determinada situación; esta síntesis aferente actúa sobre el cerebro, esto es, va del mundo exterior al interior por una serie de caminos como el visual, el táctil, el olfativo, el auditivo, etcétera.

El cerebro es de esta forma un órgano de comando, que indica las acciones fallidas a corregir. Finalmente, diremos que para algunos autores alemanes, el concepto de feed-back es semejante a empatía.

En alemán es ‘einfühiung’ (“endopatia”), que consiste en experimentar lo que el otro experimenta, en percibir el efecto que mi conducta causa en el otro (“sentir con”).

No debemos confundir empatia con identificación. En la empatía hay una cierta distancia, mientras que en la identificación no hay distancia (no vamos a referirnos aquí a las diferentes categorizaciones de identificación: primaria, secundaria, transferencial, etc., según los distintos autores). En la empatía no hay una real identificación; uno no es el otro, siente como el otro.

Fuente: Modelos y Teorías de la Comunicación de la U de Londres