Barniz ultravioleta o especial

El barniz UV se aplica básicamente, como motivo de diseño para cambiar la superficie total o parte del papel. Es un barniz a base de resinas que se adhiere por calor mediante una máquina con un horno especial de luz ultravioleta para el secado; puede ser mate o brillante y crear una superficie extremadamente suave.

Dado que el barniz UV es diluido con alcohol, se debe medir ciudadosamente ya que si éste es demasiado podría provocar una superficie rugosa. Su aplicación se realiza al final de la impresión cuando ya está totalmente seca, seleccionando el área total o solamente una pequeña parte, la cual se conoce como “a registro“.

Se realiza en serigrafía y, en caso de ser a registro, se deberá de realizar un original con las mascarillas compactas, es decir sin trama, que ocuparán por completo las zonas a barnizar.

Para ello al estar trabajando con originales digitales es conveniente crear un color dentro del documento digital que ocupe el lugar del barniz. Se puede poner este color en un layer del documento y en forma de color directo con overprint. La película deberá tener la emulsión hacia arriba.

Entre sus ventajas se encuentran la singular apariencia que adquiere y el tacto que provee; además de un brillo sobresaliente y una textura ligeramente repelente al agua; alta resistencia a la abrasión y buen deslizamiento superficial; es económico y rápido cuando no está a registro. Entre las desventajas: no engrosa el papel y el mate es difícil que quede bien presentado.

Fuente: Apuntes de la materia de postprensa de la Universidad de Londres

Publicado en Postprensa

Suscríbete:

who's online