Bases de datos

El tratamiento de la información de un modo  adecuado y cada vez en mayores proporciones ha conducido con el tiempo ala  unificación de ficheros, a fin de evitar el problema de las redundancias; es decir, de las repeticiones de la información contenida en ficheros distintos. Esta solución ha generado, a su vez, ciertos problemas nuevos y agravado algunos de los ya existentes.

Las técnicas informáticas mediante las cuales se intenta tratar este conjunto de problemas son las llamadas técnicas de bases de datos. La evolución de los sistemas de gestión de bases de datos se ha desarrollado de forma paralela a la de los sistemas físicos y los lenguajes de programación, aunque su aparición sea bastante más tardía, ya que los sistemas de gestión de datos aparecieron con la tercera generación de sistemas físicos.

Dichos sistemas eran navegacionales, es decir, en ellos los programas de aplicación debían especificar qué datos querían y el camino para acceder a ellos cuando solicitaban el acceso a los datos que necesitaban.

El empleo de los sistemas de la cuarta generación ha permitido la introducción de sistemas de gestión de bases de datos en los que los procesos de optimización determinan el camino a seguir para acceder a los datos pedidos. El desarrollo futuro (es decir, el correspondiente a la quinta generación) hace prever la aparición de los sistemas de gestión de bases de conocimientos en lugar de bases de datos.

Dichos sistemas serán capaces de soportar sistemas “expertos,” además de admitir  preguntas en lenguaje natural y de ser capaces, asimismo, de emitir las respuestas en dicho lenguaje.