Beneficios de estándares y procedimientos

Antes de considerar los beneficios resultantes de estándares y procedimientos, se examinarán dos inconvenientes: Su aparente inflexibilidad y la dificultad de mantenerlos actualizados. Por ejemplo, si el procedimiento para el procesamiento de lotes de información establece que toda la información debe estar disponible para el procesamiento computarizado antes de que cualquier información sea procesada es innecesariamente restrictivo si cada lote puede ser procesado separadamente.

En este caso los estándares deberían ser cambiados. Sería incorrecto el concluir que debido a que estos estándares son innecesariamente restrictivos, los estándares son indeseables; en lugar de esto, la conclusión debería ser que los estándares poco realistas son indeseables.

Esto nos trae el segundo inconveniente: Que los estándares y procedimientos son difíciles de mantener actualizados. La solución a esta situación es el actualizar la documentación antes de que nuevos estándares y procedimientos sean autorizados para hacerse efectivos. En lugar de un procesamiento entorpecido, los estándares y procedimientos en realidad inculcan disciplina de la cual variaciones racionales y pensamiento creativo es posible. Proveen una buena base de la cual las mejoras pueden ser evaluadas y, cuando sean justificadas, añadidas.

Sin estándares y procedimientos definidos de manera precisa, cualquier nueva idea implementada es probable que tenga resultados impredecibles; aún si los resultados son satisfactorios es probable que sólo unas cuantas personas las conozcan. Cinco categorías generales de beneficios resultan de tener adecuados estándares y procedimientos en el Centro de Cómputo:

Fuente: Apunte Administración de servicios de cómputo del Instituto tecnológico de la Paz

Publicado en Administración de los servicios de cómputo

Suscríbete:

who's online