Jean Honoré Fragonard

(Grasse, 1732- París, 1806) Pintor francés. Discípulo de Chardin y de Boucher, en 1752 obtuvo el gran premio de Roma. Estudió a los grandes maestros del Renacimiento y, en especial, a su contemporáneo Tiépolo. A su regreso a París, se dedicó a la pintura de temas galantes y sentimentales, con los que alcanzó un éxito extraordinario.

Entre sus obras maestras, destaca la serie de pinturas que le encargó madame du Barry para decorar su palacio, conocidas como Los progresos del amor en el corazón de las jóvenes. También pintó escenas familiares (Joven madre; Feliz fecundidad; Visita al ama), paisajes y retratos (El abate de Saint-Non; Autorretrato). En 1773 volvió de nuevo a Italia y realizó una serie de dibujos a la sanguina de monumentos de aquel país, para los que se inspiró en los maestros italianos y holandeses, aunque sin perder por ello originalidad.

Fragonard es uno de los mayores representantes de la pintura del s. XVIII. Su estilo fogoso, pleno de desenvoltura, y su vivísima sensibilidad se expresan con la misma facilidad en las escenas galantes o morales que en los retratos y en las composiciones o escenas de costumbres. La Revolución puso fin a la demanda de obras del género galante y los últimos años de su vida transcurrieron en la miseria. Este artista resume en su obra las aspiraciones del s. XVIII, con sus contrastes y contradicciones.