Cálculo del flujo de efectivo terminal

El flujo de efectivo que produce la terminación y la liquidación de un proyecto al final de su vida económica es su flujo de efectivo terminal, que representa el flujo después de impuestos exclusivo de las entradas de efectivo operativas que ocurren en el último año del proyecto.

Cuando entra en vigor, este flujo afecta en forma significativa la decisión con respecto al gasto de capital. El flujo de efectivo terminal, que con mayor frecuencia es positivo.

Ingresos obtenidos de la venta de activos

Los ingresos obtenidos de la venta de los activos nuevos y viejos, que reciben a menudo el nombre de “valor de salvamento”, representan la cantidad neta de cualquier costo de eliminación o limpieza esperada al término del proyecto.

En los proyectos de reemplazo, es necesario considerar los ingresos obtenidos de la venta tanto del activo nuevo como del viejo.

En el caso de los gastos de capital para expansión y renovación, los ingresos obtenidos de la venta del activo viejo serían de cero; desde luego, no es raro que los valores de los activos sean de cero al término de un proyecto.

La forma básica para determinar el flujo de efectivo terminal:

Ingresos después de impuestos obtenidos de la venta del activo nuevo =

Ingresos obtenidos de la venta del activo nuevo -/+ Impuesto sobre la venta del activo nuevo

Ingresos después de impuestos obtenidos de la venta del activo viejo =

Ingresos obtenidos de la venta del activo viejo -/+ Impuesto sobre la venta del activo viejo -/+ Cambio del capital de trabajo neto =.

Flujo de efectivo terminal

Impuestos sobre la venta de los activos

Al igual que el cálculo de los impuestos sobre la venta de los activos viejos (ya mostrado al determinar la inversión inicial), es necesario tomar en cuenta los impuestos sobre la venta terminal tanto del activo nuevo como del viejo para proyectos de reemplazo, y sólo sobre el activo nuevo en otros casos.

Los cálculos fiscales se aplican cuando un activo se vende a un valor distinto de su valor contable. Si se espera que los ingresos netos de la venta excedan al valor contable, podría ocurrir una salida de efectivo en la forma de pago fiscal (deducción de los ingresos obtenidos de la venta).

Cuando los ingresos netos de la venta son menores que el valor contable, podría ocurrir un ingreso de efectivo en la forma de una reducción fiscal (aumento de los ingresos obtenidos de la venta).

En el caso de los activos que se venden exactamente a su valor contable, no se requiere el pago de impuestos.

Fuente: Apuntes de Administración financiera de la UNIDEG

Fuente: Apuntes de Administración financiera de la UNIDEG

Publicado en Administración financiera

Suscríbete:

who's online