Causas inmediatas de los accidentes

Las prácticas y las condiciones inseguras, que son las causas inmediatas de los accidentes, como ya hemos mencionado varias veces, constituyen la primera línea de ataque cuando se pretende abatir los accidentes, ya que en primer lugar son más fáciles de detectar y corregir que las causas básicas, y en segundo lugar proporcionan un beneficio inmediato.

Si el personal no comete prácticas inseguras, o bien se corrigen las condiciones inseguras, el accidente o el incidente no se presentan. Sin embargo, si posteriormente no tratamos de corregir las causas básicas lo más probable será que nos pasemos la vida corrigiendo las mismas prácticas o condiciones inseguras. Esto a largo plazo ocasionará que el supervisor, el jefe de seguridad, etcétera, se fatiguen y abandonen el programa.

Las causas inmediatas son el síntoma, y por lo tanto hay que atacarlo. El International Loss Control Institute7 menciona que, de cada 100 accidentes, 85 ocurren por práctica insegura y sólo 1 ocurre por condición insegura. El 14% restante ocurre por la combinación de ambas causas. Por ejemplo, un piso mojado es una condición insegura, pero si alguien se resbala por ir corriendo, sería una causa combinada por lo que se registraría en el 14%. La figura siguiente muestra esta proporción.

Obviamente, las prácticas inseguras son actos ejecutados por una persona, pero, ¿las condiciones inseguras quién las produjo?, pues también las ocasionó alguien. Si vemos las cosas desde este punto de vista, podemos considerar que las causas inmediatas de los accidentes las producen las personas. De ahí que cobre tanta importancia el factor humano.

Esta proporción es relevante. En la práctica hemos observado que la mayoría de los supervisores realizan inspecciones buscando detectar condiciones inseguras, y no sólo eso, sino que su insistencia es que el departamento de mantenimiento o el área que le corresponda corrijan dichas situaciones. Con esto, pretende disminuir los accidentes en su área de trabajo. Pero la realidad es que, si trabajamos más con la gente, motivándola, sabiendo cómo comunicarnos con las personas y efectuando una supervisión estrecha sobre las prácticas más comunes de la gente, eliminaremos las prácticas inseguras y con ello la mayoría de las causas inmediatas de los accidentes.

Fuente: Apuntes de Higiene y seguridad industrial de la Unideg.

Publicado en Higiene y seguridad industrial

Suscríbete:

who's online