Comercio exterior

La economía internacional se caracteriza por tener a los países que la integran instrumentos o mecanismos que les permite tratamientos diferenciales.

– Los países disponen de una amplia gama de aranceles y de otras mediadas no arancelarias.
– El comercio internacional permite intercambiar bienes, pero no desplazar los factores productivos de un país a otro.
– Los países pueden adoptar políticas industriales, tecnológicas, de competencia, etcétera
– Adoptan regímenes cambiarios que les posibilitan en menor o mayor medida compromisos o alteraciones de sus paridades.
– Adoptan medidas de políticas monetarias y fiscales con efectos internos y externos.

producto y desventajas para otros países que necesitan de éste. A medida que, disminuyan los obstáculos al comercio entre los países miembros de un área de libre comercio o una unión aduanera cabe esperar el incremento de los flujos comerciales entre ellos.

Tugores afirma que “si con el comercio los territorios pueden beneficiarse de las ventajas de la especialización, la cuestión es saber de dónde proceden las ganancias del comercio y consecuentemente en que bienes debería de especializarse un territorio”.

Las ganancias que se pueden obtener del comercio se basa en los diferentes factores productivos y climas de un lugar determinado; esto se traduce en ventajas para obtener determinado.

El comercio incorpora tres fuentes de ganancias:

1. Las ventajas derivadas de la especialización y del intercambio internacional referentes a las economías a escala; es decir, al hecho de que los costos decrezcan a medida que aumente la producción.

2. El acceso de los consumidores a una mayor variedad de productos diferenciados: horizontal (marcas, denominaciones de origen) y vertical (calidad y precios).

3. La apertura comercial permite que empresas del extranjero entren al mercado nacional, originando una competencia entre éstas.

Fuente: Apuntes de Macroeconomía de la FCA de la UNAM

Publicado en Macroeconomía

Suscríbete:

who's online