Control de entradas y salidas

La finalidad de esta actividad es administrar la relación que existe entre las entradas y salidas de un centro de trabajo, para determinar si la cantidad de trabajo que fluye hacia éste es la planeada y si su capacidad de trabajo es la adecuada.

Elementos:

Entrada: cantidad de trabajos que llegan a un centro por unidad de tiempo.
Carga: número de trabajos en proceso que hay en el sistema.
Producción: velocidad con que se terminan los trabajos en un centro.
Capacidad: velocidad de producción máxima.

El control de entradas y salidas es una actividad clave que permite al gerente de operaciones identificar ciertos problemas como:

– Capacidad insuficiente, capacidad en exceso.
– Estaciones que presentan cuellos de botella.
– Trabajos críticos y dificultades de producción entre diferentes centros de trabajo.

Si fluye poca carga de trabajo hacia un centro, en comparación con su capacidad, este centro estará siendo subutilizado, teniendo como resultado máquinas y trabajadores ociosos.

Si por el contrario, fluye una sobrecarga al centro de trabajo, lo que va a ocurrir es un cuello de botella y un exceso de inventarios en proceso de las actividades que preceden al centro de trabajo en cuestión.

Fuente: Apuntes de Operaciones de la FCA de la Unam

Publicado en Operaciones

Suscríbete:

who's online