Cronotipos

Las personas tenemos distintos ritmos, tanto fisiológicos como psicológicos, que cambian según el año, la estación, el día, e incluso, según el momento del día. Los estudios sobre las diferencias rítmicas entre las personas según la hora del día, han diferenciado entre tres cronotipos:

  • El cronotipo matutino (personas de mañana): tienen preferencia temporal por realizar sus actividades durante la mañana. Empiezan a estar cansados al mediodía y por la tarde, se acuestan pronto, y se levantan temprano.
  • El cronotipo vespertino (personas de tarde): prefieren hacer sus actividades por la tarde. Su mejor rendimiento es al final del día, se acuestan relativamente tarde y se levantan cansados por la mañana. Muestran fluctuaciones de rendimiento más significativas por la tarde.
  • El cronotipo indiferenciado (personas intermedias): no muestra una clara diferencia entre la mañana y la tarde para realizar sus actividades.

Aunque los resultados desde la cronopsicología no son concluyentes, se ha encontrado una estrecha relación entre la matutinidad/vespertinidad y los estilos cognitivos que la persona utiliza para obtener y transformar la información del entorno. Los estudios asocian el cronotipo matutino a la introversión y a la actividad; las personas matutinas prefieren obtener la información del entorno basándose en fuentes concretas por la experiencia directa y son más organizadas, sistemáticas y predecibles.

El cronotipo vespertino se asocia más bien a la sociabilidad, la extraversión y la innovación; tienen tendencia a asumir más riesgos y a asimilar la información del entorno basándose en datos más intangibles y abstractos (intuición), transformando la información desde esquemas novedosos y creativos.

Fuente: Entrenamiento en competencias para el estudio autorregulado a distancia de la UNED, licencia Creative Commons License 2.5.

Publicado en Competencias para el estudio a distancia

Suscríbete:

who's online