CTP (Computer to Plate)

La adopción de la tecnología CTP vuelve muy tenue la línea divisoria entre fotolito e impresor, lo que sin duda genera algunas resistencias. Sin embargo, CTP se impone y nos obliga a repensar la metodología de trabajo que usamos, a mediano plazo.

En el CTP en vez de filmar de la computadora a la película, esto se hace directo a la placa de impresión es decir a la matriz, un sistema CTP, se puede decir, simplificando, que está compuesto por un equipo y materiales para obtención de planchas.

En CTP las tecnologías dominantes, sin que sean las únicas son; En unidades de exposición (platesetters), se distinguen tres tipos principales: cama plana, tambor interno y tambor externo. Por otro lado, encontramos los tipos de láser: ion de argón (488 nm), yag (532 nm), helio-neón (633 nm) y diodo láser (70-680 nm) diodo láser IR (780 nm).

La selección dependerá del tipo de placa que se emplee, tanto en su tecnología como en su formato y calibre, el grado de automatismo que se requiera, en algunos sólo es necesario cargar la caja de placas, el tipo de RIP y, desde luego el precio.

En planchas de metal se distinguen las planchas basadas en haluros de plata, las planchas basadas en fotopolímeros y las planchas que usan un sistema de máscara de plata o híbridas.

La elección estará basada en aspectos tales como tiraje, resolución, facilidad de proceso, factor ecológico y precio. Es importante recalcar que prácticamente toda plancha CTP tiene una procesadora y química única, y no es fácil para el usuario cambiar a otro tipo de plancha.

La selección de la plancha es tan importante como la de la componedora de planchas, en especial para quienes no les gusta “amarrarse” a un solo proveedor.

Fuente: Materia de Preprensa Digital de la Universidad de Londres

Publicado en Preprensa digital

Suscríbete:

who's online