Demanda de la empresa

En la gran mayoría de los casos, lo que en verdad determina la rentabilidad de la empresa agropecuaria es la demanda de sus productos.

La finca puede ser muy eficiente en sus procedimientos, su administrador financiero una persona muy astuta, sus trabajadores pueden ser muy leales y colaboradores: sin embargo, la empresa no puede actuar de manera rentable a menos que exista una demanda por sus productos o que pueda desarrollar una nueva serie de productos para los cuales exista una demanda.

Demanda se refiere a «la cantidad de bienes o servi cios que se producen en la empresa y que los clientes están dispuestos a comprar durante un tiempo determinado y bajo ciertas condiciones acordadas».

Es muy importante para la economía de la empresa y es, hasta cierto punto, lo que determina su rentabilidad; por ello, y como un fundamento de la planeación empresarial, se debe estimar lo que se espera en el futuro, ya que las decisiones del productor se afectan por la demanda.

Si ésta es relativamente estable, puede programarse una ampliación de la producción o mantenerse continua. Si fluctúa, será preciso aplicar procesos flexibles o mantener inventarios considerables.

Las decisiones financieras también se ven afectadas por las condiciones de la demanda en los mercados de los productos de la finca, si es fuerte y está creciendo la demanda, se deberá financiar el capital requerido p ara el crecimiento de la empresa.

Los economistas están de acuerdo en afirmar que la demanda es un tema bastante complejo, de ahí que es necesario comprenderla para lograr las metas económicas del negocio agrícola.

Fuente: Apuntes de Producción Agroindustrial de la Unideg

Publicado en Producción agroindustrial

Suscríbete:

who's online