Depreciación

Las empresas están autorizadas para cargar una porción de los costos de los activos fijos a los ingresos anuales.

Esta asignación del costo a través del tiempo (o costo histórico) se denomina depreciación . Para propósitos fiscales, el Internal Revenue Code, que experimentó cambios importantes con la aprobación de la Tax Reform Act de 1986, regula la depreciación de los activos.

Debido a que los objetivos de los informes financieros en ocasiones son distintos a los de la legislación fiscal, una empresa utiliza a menudo métodos de depreciación diferentes de los requeridos para propósitos fiscales.

Las leyes fiscales se usan para lograr objetivos económicos, como proporcionar incentivos para la inversión de negocios en ciertos tipos de activos, en tanto que los objetivos de los informes financieros son, por supuesto, completamente distintos. Es legal llevar dos registros diferentes para estos dos propósitos distintos.

La depreciación para propósitos fiscales se determina con el sistema modificado de recuperación acelerada de costos (MACRS) (del inglés modified accelerated cost recovery system), en tanto que diversos métodos de depreciación están disponibles para propósitos de preparación de informes financieros.

Antes de analizar los métodos de depreciación de un activo, es necesario comprender la relación entre depreciación y flujos de efectivo, el valor depreciable de un activo y la vida útil de un activo.

Fuente: Apuntes de Administración financiera de la UNIDEG

Publicado en Administración financiera

Suscríbete:

who's online