Determinación rápida de la humedad utilizando el aparato rápido de Carter-Simon

El método de Carter-Simon para determinar la humedad es muy aconsejable para el control industrial cuando, como es el caso de los cereales, tienen que examinarse juntas series de muestras. El horno tiene un túnel de secado, de 20.3 cm. de largo, 7.6 cm. de ancho y 5.0 cm. de alto, con portezuelas engoznadas en cada extremo que permiten el paso a su través de las cápsulas especiales.

Los hornos tienen capacidad para tres cápsulas (cada una de 6.3 cm. de diámetro) y durante el secado cada cápsula permanece períodos iguales en cada una de las tres posiciones. Las condiciones aplicables a los cereales (secado durante 15 minutos a 155 °C) se indican en el método siguiente. Sin embargo, con otros alimentos se pueden aplicar diferentes condiciones (Tabla 1.4).

Carter simon

Se colocan en el túnel las tres cápsulas Carter-Simon, numeradas y destapadas, conteniendo cada una aproximadamente 5 g. de harina de trigo y se ajusta la temperatura del horno a 155 °C (Tabla 1.4).

Si fuera necesario realizar algún ajuste de temperatura se hace girar el tornillo (en sentido contrario a las agujas de un reloj para aumentar la temperatura) situado debajo de la cubierta del interruptor automático de la parte superior.

Mientras se calienta el horno Carter-Simon, se secan las cápsulas y sus tapaderas en una estufa convencional (a 100 °C). Después se dejan enfriar las cápsulas en un desecador. En cada caso se pesan las cápsulas secadas sobre sus tapas secas invertidas y después se pesan en cada una de ellas 5 ± 0.005 g de harina de trigo (ref. Tabla 1.4).

Se colocan las tapas en un desecador en el mismo orden en que saldrán las cápsulas del horno. Se pasa por la portezuela la primera cápsula pesada (sin tapa) más su contenido, se desprecia la cápsula de «blanco» que sale y se coloca en operación el reloj de control.

Exactamente 5 minutos después de introducir la primera cápsula pesada, se mete la muestra siguiente por la portezuela. Se continúan introduciendo las muestras de 5 g cada 5 minutos (rechazando de nuevo las cápsulas en «blanco» que salgan y de este modo cada cápsula y su contenido se secan exactamente durante 15 minutos exactos.

Se coloca la tapa apropiada sobre cada cápsula emergente conteniendo la muestra pesada, se transfiere a un desecador, se enfría y se pesa y se calcula la pérdida en peso como un % del peso de muestra original.

La temperatura más baja recomendada para los productos alimenticios es 120 °C, la cual normalmente es demasiado alta para las sustancias con mucho contenido en azúcar (ref. Tabl a 1.4).

Fuente: Análisis del proceso de los alimentos de la UNIDEG

Publicado en Análisis del proceso de los alimentos

Suscríbete:

who's online