El sexo como característica demográfica

El sexo siempre ha sido una variable para distinguir entre segmentos de mercado. Tradicionalmente, las mujeres han sido las principales usuarias de la mayoría de productos como tintes para el cabello y cosméticos, y los hombres, los principales clientes de herramientas y preparaciones para afeitarse.

No obstante, en años recientes se han vuelto menos nítidos los roles por sexo, por lo que éste ya no es una forma siempre correcta de distinguir entre grupos de consumidores en algunas categorías de productos.

Las mujeres constituyen la influencia básica o son las que toman las decisiones de compra de muchos productos o servicios que usan otros miembros de la familia.

Por ejemplo, las mujeres con frecuencia compran la ropa interior de su marido o de sus hijos. Las mujeres también influyen en la compra de productos utilizados conjuntamente por los miembros de la familia.

Por ejemplo, investigaciones recientes sugieren que las mujeres desempeñan un papel crucial en la decisión de instalar una alberca en el patio de atrás, La evidencia indica que mientras la decisión de gastar en una alberca tiende a involucrar a toda la familia, las mujeres por lo regular argumentan en favor de este gasto, mientras que los hombres argumentan en contra del mismo.

El resultado neto es que el núcleo del mercado objetivo para la compra de albercas lo constituyen las mujeres entre 24 y 45 años, que por lo general tienen buena educación y pertenecen a hogares de altos ingresos.

Fuente: Apunte de la materia Psicología del Consumidor de la Unideg

Publicado en Psicología del consumidor

Suscríbete:

who's online