Esquema de la narración

Narrar es contar una o Varias acciones. La narración es una escena compleja, y, también, un encadenamiento de escenas.

La diferencia fundamental entre descripción y narración reside, esencialmente, en el juego de un factor que se resume en dos palabras: vida interior.

Mientras la descripción según Hanlet se contenta con fijar el aspecto externo de los hechos percibidos por nuestros sentidos, la narración intenta averiguar o conocer, además de las acciones, sus causas morales; los sentimientos, el carácter, en suma, que impulsa a actuar a los personajes en un sentido determinado.

Según Schoekel, “lo primero que hacemos con la descripción para convertirla en narración, es ampliarla… Antes, era describir un parque con surtidor, árboles y yedra; ahora, me toca narrar toda la escena que se desenvuelve en aquel marco natural; antes describía un patio de butacas y ahora narro las escenas que allí suceden; antes, describía un barco que navega en noche serena; ahora narro cómo José y el hidalgo navegan para arrojar al mar el escudo señorial”.

Narrar —dice González Ruiz– es “escribir para contar hechos en los que intervienen personas. Narrar el desarrollo de una tempestad, sin aludir más que al espectáculo de las fuerzas movilizadas, es describir una tempestad.

La narración necesita al hombre, aunque en algunos casos pueda pasarse sin él cuando personifica individuos del reino animal o vegetal y nos cuenta las aventuras de un perro o de una rosa, a los que en realidad se humaniza”.

Lógicamente, en toda narración hay también descripción. Por tanto, se puede aplicar aquí la técnica descriptiva, sobre todo en lo que se refiere a la observación y selección de datos.

Lo nuevo y específico de la narración, según Schoeckel, es el principio de ión. El que narra debe excitar el interés, mantener la atención, despertar la curiosidad.

Mas, antes de estudiar este aspecto psicológico del tema, que veamos cuáles son las leyes principales del arte narrativo.

Fuente: Apunte de Comunicación escrita de la U de Londres.

Publicado en Comunicación escrita

Suscríbete:

who's online