Estado de Resultados y los principios de contabilidad generalmente aceptados

De operación. Se refiere a la actividad habitual de la entidad durante un periodo específico. En este apartado incluimos ingresos por venta de mercancías, costo de lo vendido, utilidad bruta, gastos de operación y utilidad (o pérdida) en operación.

De no operación. Parte relativa a transacciones derivadas de operaciones netamente financieras (intereses, fluctuaciones cambiarias, ganancias o pérdidas inflacionarias), o de las inusuales o poco frecuentes (por ejemplo, la venta de algún activo fijo). Por último, en esta sección aparece la utilidad (o pérdida) por operaciones continuas antes de impuestos.

Impuesto sobre la Renta (ISR) y Participación de los Trabajadores en las Utilidades (PTU). Se aplican los porcentajes de ambas obligaciones a la utilidad por operaciones continuas obtenidas en el punto anterior. Una vez determinadas dichas cantidades, éstas son restadas a la misma utilidad por operaciones continuas.

De operaciones discontinuas. En esta parte son presentadas las ganancias o pérdidas causadas por operaciones que desaparecen o se discontinúan en un segmento de negocios (por ejemplo, una empresa que ya no forme parte de un grupo, un departamento, una línea de productos, etcétera).

De partidas extraordinarias. Aquí son mostradas las ganancias o pérdidas de las operaciones que no son comunes al giro de la empresa.

Por efecto acumulado al inicio del ejercicio por cambios en los principios de contabilidad. Este concepto es consecuencia de los cambios en los métodos de valuación y registro empleados por una entidad.

Utilidad por acción. En este último renglón se presenta la utilidad por acción de las empresas que cotizan en el mercado de valores.

Fuente: Contaduría Básica I de la facultad de contaduría y administración, UNAM.

Publicado en Contabilidad

Suscríbete:

who's online