Estrategias para la introducción de nuevos productos

Existen tres maneras fundamentales de enfocar el proceso de introducción de nuevos productos:

1. Impulso en el mercado.

De acuerdo con este enfoque “se debe fabricar lo que se puede vender”. En este caso los nuevos productos quedan determinados por el mercado, dando muy poca importancia a la tecnología existente y a las operaciones.

Las necesidades del cliente san la base primordial (o única) para la introducción de nuevos productos. Se puede determinar el tipo de nuevos productos que se necesitan a través de la investigación de mercado o la retroalimentación de los consumidores.

2. Impulso de la tecnología.

Este enfoque sugiere que “Debe venderse lo que se puede hacer”. De acuerdo con esto, los nuevos productos deben derivarse de la tecnología de la producción, con poca consideración del mercado.

La tarea de mercadotecnia es la de crear un mercado y vender los productos que se fabrican.

3. Interfuncional.

Con este enfoque, la introducción de nuevos productos tiene una naturaleza Interfuncional y requiere de la cooperación entre mercadotecnia, ingeniería y otras funciones.

El proceso de desarrollo de nuevos productos no recibe el impulso del mercado ni de la tecnología, sino que queda determinado por un esfuerzo coordinado entre funciones.

El resultado debe ser productos que satisfacen las necesidades del consumidor mientras que utilizan las mayores ventajas posibles en la tecnología. Este enfoque resulta difícil de implementar debido a las rivalidades y fricciones interfuncionales.

Fuente: Apunte de Producción del Instituto tecnológico de la Paz

Publicado en Producción

Suscríbete:

who's online