Forma y color de la señalización

La percepción del color está íntimamente relacionada con la forma de la superficie en la que se encuentra. Un color sobre una forma redondeada o una angulosa no produce el mismo efecto.

Un color suave y agradable puede compensar las líneas austeras de un diseño llegando a un concepto de armonía. Un triángulo corresponde mejor al movimiento del amarillo que radía hacia afuera en todas direcciones. El azul da la impresión de desaparecer de la vista en un movimiento concéntrico apto al círculo.

El rojo, también en movimiento pero sin radiación se relaciona bien con el cuadrado. El anaranjado está mejor relacionado con el trapezoide. El verde necesita un triángulo con lados curvos pues se encuentra entre el amarillo y el azul.

El elipse en cambio es perfecto para el violeta. La forma de un color expresa su carácter y de es te modo podemos ver que los tres colores secundarios derivan de los tres colores primarios, así como las formas.

Fuente: Apunte de Diseño de Sistemas de Señalización y Señalética de la U de Londres.

Publicado en Señalización y señalética

Suscríbete:

who's online