Frederick Herzberg

Fue autor de la Teoría de los dos factores, o llamada también Teoría dual de la motivación.A finales de los años 50´s del siglo XX, llevó a cabo un estudio de las actitudes en el trabajo de 200 ingenieros y contadores.

Herzberg colocó las respuestas manejando 16 factores en dos partes: izquierda y derecha; del lado derecho se obtuvieron los factores que se relacionaban con la satisfacción del trabajo y del lado izquierdo con la insatisfacción del trabajo.

El objetivo principal es explicar mejor el comportamiento de las personas en situaciones de trabajo. De ello, concluyó que el descontento y la satisfacción del trabajo surgen de dos grupos independientes de factores, lo cal llamó Teoría de los dos factores. A continuación analizaremos cada uno de estos factores:

Factores higiénicos: llamados también factores extrínsecos, ya que se localizan en el medio ambiente que rodea al puesto y a la persona, abarcan las condiciones en que desempeña su trabajo. Estos factores están fuera del control de las personas, pues son administradas y decididas por la empresa.

Los principales factores higiénicos son: el salario, beneficios sociales, el tipo de dirección o supervisión, reglamentos internos.

Cuando los factores higiénicos son óptimos, sólo evitan la insatisfacción de los empleados; pues no consiguen elevar consistentemente la satisfacción, y cuando la elevan, no logran sostenerla por mucho tiempo. Cuando los factores higiénicos son pésimos o precarios, provocan la insatisfacción de los empleados.

Son esencialmente profilácticos y preventivos, evitan la insatisfacción, pero no provocan la satisfacción. Llamados también factores de insatisfacción por estar más relacionados con la insatisfacción.

– Factores motivacionales: llamados también factores intrínsecos, ya que se encuentran relacionados con el contenido del cargo y con la naturaleza de las tareas que el individuo ejecuta.

Estos factores están bajo el control del trabajador, puesto que se relacionan con lo que él hace o desempeña. Involucran los sentimientos relacionados con el crecimiento individual, la responsabilidad, el reconocimiento profesional y las necesidades de autorrealización. Todo depende de las tareas que el individuo hace en su trabajo.

Tradicionalmente, las tareas y los cargos han sido diseñados y definidos con la única preocupación de atender a los principios de eficiencia y de economía, suprimiendo los aspectos de reto y oportunidad para la creatividad individual.

Con esto pierden el significado psicológico para el individuo que los ejecuta y tienen un efecto de “desmotivación” que provoca apatía, desinterés y falta de sentido psicológico, ya que la empresa sólo ofrece un lugar decente para trabajar.

Cuando son óptimos provocan la satisfacción de las personas, cuando son precarios, la evitan. Por estar ligados a la satisfacción del individuo se les denomina factores de satisfacción.

Para que el individuo se sienta motivado por su trabajo, y por ende, sea más creativo propone el “enriquecimiento de tareas”, o también llamado “enriquecimiento del cargo”,que consiste en la sustitución de las tareas más simples y elementales del cargo por tareas más complejas que ofrezcan condiciones de desafío y de satisfacción personal, para que, de esta manera, el empleado pueda continuar con su crecimiento individual.

Uno de los puntos críticos de esta teoría es que en su origen Herzberg supuso que había una relación entre satisfacción y productividad, por lo que examinó la satisfacción, pero no la productividad o su vínculo con la satisfacción. Además no consideró la individualidad de los factores, ya que, para algunas personas un factor produce satisfacción lo que para otros produce insatisfacción.

Hablando positivamente, la teoría amplía el conocimiento de los efectos de las características del trabajo en la satisfacción, motivación y desempeño.

Fuente: Administración I de la facultad de contaduría y administración, UNAM.

Publicado en Administración

Suscríbete:

who's online