Hemorragia posparto

Es la pérdida excesiva de sangre del interior de la cavidad uterina. A veces es por causa de desgarros en el cuello uterino, en el periné o en la vagina.

Cuando esta pérdida es dentro de las primeras 24 horas tras el parto es una hemorragia del puerperio inmediato. Después se le llama hemorragia del puerperio o del puerperio tardío.

A.- Hemorragia del puerperio inmediato

Se considera que hay hemorragia cuando se pierden 500 ml de sangre o más.

Para valorarlo habría que cuantificar toda la sangre expulsada desde el período expulsivo y durante el alumbramiento (pesando gasas, compresas).

Debido a la dificultad para la estimación, el 50% de los casos de hemorragia pasan desapercibidos. Las causas principales son:

1.- Atonía uterina
2.- Traumatismos del canal del parto
3.- Retención de placenta
4.- Alteraciones de la hemostasia. Todos suponen fallos en la fisiología.

Atonía uterina

Es un fallo de la contracción de la musculatura uterina. Se produce por:

1.- fatiga muscular por parto prolongado
2.- vejiga llena de orina y distendida
3.- gran sobredistensión en embarazo (embarazo gemelar o polihidramnios)
4.- parto demasiado rápido

Manifestaciones Clínicas

1.- Pérdida hemática
2.- Útero aumentado de tamaño
3.- Taquicardia
4.- Hipotensión
5.- Palidez
6.- Shock hipovolémico materno

Intervenciones de enfermería

1.- Valorar la pérdida hemática
2.- Control de constantes: pulso, TA, FC, etc.
3.- Vaciar el útero de restos
4.- Masaje uterino (o aplicar frío) para estimular las contracciones 5.- Avisar al equipo obstétrico
6.- Cateterizar una vía
7.- Administrar oxitócicos y ergóticos
8.- Sondaje vesical
9.- Información y apoyo

Traumatismos del canal del parto

Revisión y sutura de desgarros

Retención de placenta

1.- extracción manual (con anestesia), y
2.- administración de ergóticos y oxitócicos

Alteraciones de la hemostasia

1.- Feto muerto
2.- Preeclampsia y sepsis
3.- Embolismo

Valoración en los tres casos primeros de signos de infección.

Si sale sangre roja y brillante pueden ser desgarros sin suturar. La sangre debe ser oscura.

También puede haber rotura hemática en la zona vulvovaginal (hematoma), y el coágulo puede provocar procesos dolorosos además de otros síntomas.

Fuente: Apuntes y notas de enfermería materno infantil del Conalep

Publicado en Enfermería

Suscríbete:

who's online