Huecograbado en diseño de envases

Procede del grabado en talla dulce, ya empleado en el siglo XIII. Consiste en grabar placas de cobre con buril. Posteriormente se simplificó el proceso y pasó al baño mordiente. Este proceso tuvo un gran avance cuando el huecograbado se convirtió en rotograbado.

Pasando por el proceso de autotipia obtiene la conversión del tono continuo a medio tono y así se puede imprimir, con esta característica impresión en rotograbado que le da esos perfiles con pequeñas muescas imperceptibles a simple vista.

Se trabaja con cilindros de cobre grabados, cuya parte inferior se sumerge en el tintero; cuando los cilindros giran queda entintada toda la superficie, la tinta se elimina con un rasero expulsando la tinta de la zona no grabada y permanece únicamente en los huecos, el papel o película flexible se presiona contra el cilindro con otro cilindro de apoyo.

Las tintas utilizadas en este sistema son ligeras y volátiles secándose por evaporación casi inmediatamente después de la impresión.

El rotograbado, debido al alto costo de los rodillos, se usa para tirajes muy grandes. Con este sistema se obtiene buena calidad en las imágenes delineadas y fotográficas.

Fuente: Materia de Diseño de Envases y Embalajes de la Universidad de Londres

Publicado en Diseño de envases y embalajes

Suscríbete:

who's online