La existencia de Dios, el “genio maligno”

Al abordar el tema de Dios el discurso cartesiano deja entrever claras influencias platónicas. Se lee “está grabada en mi mente una antigua idea, a saber, que existe un Dios que es omnipotente y que me ha creado tal como soy yo” (M.M pag 48).

En esta frase puede verse la alusión a las verdades innatas, a la teoría de la reminiscencia, del paso del alma –que habitaba el mundo inteligible, de las ideas- por el “río del olvido” hacia el mundo sensible, obligada a “recordar” verdades que ya posee y que se ven opacadas por los sentidos.

Al referirse a Dios inicialmente también se instala la duda, pero luego concluye que éste es suma bondad. Supone un Dios óptimo e introduce la hipótesis de un “genio maligno” que se empeña en hacerlo errar. Todo lo externo es artificio de éste, que le tiende trampas a su credulidad y que intentará vencer valiéndose de su método racional.

Fuente: Apuntes de Diseño contemporáneo de la U de Londres.

Publicado en Diseño gráfico contemporáneo

Suscríbete:

who's online