Lanzar una campaña de cero defectos para todo el personal, ejecutivos y empleados

Una vez establecido el orden de prioridades, es necesario despertar el entusiasmo general para que todos se lancen a la batalla por la perfección.

Es un primer paso, pero resulta indispensable para modificar la cultura de la empresa y orientar a todos hacia el C.

Está claro que, para llevar a cabo una campaña de cero defectos, no basta con decidirlo.

Debe realizarse un enorme esfuerzo en el campo de las comunicaciones internas de la empresa: discursos, carteles, emblemas, vídeos, diplomas, insignias, premios, concursos, logotipos, consignas.

Hay que contar con todos esos elementos. No hay que escatimar medios. Y hay que tener presente que es difícil alcanzar el cero defectos puesto que la perfección no es cosa de este mundo.

Fuente: Apunte de la materia de Comercialización de la UNIDEG.

Publicado en Comercialización

Suscríbete:

who's online