Los hongos

Al igual que las bacterias unos son benéficos y otros perjudiciales, un gran número de hongos los podemos ver a simple vista, cuando han crecido lo suficiente se observa como algodoncillo en los alimentos o en otras superficies.

En las tortillas, en el pan y en los quesos se observan formaciones algodonosas.

Existen hongos azules, verdes, blancos, grises, negros, rojos, etcétera, sin embargo son pocos los benéficos, pero lo malo de ellos es el que se pueden confundir con los más terribles.

Existe un hongo verde-azuloso y otro blanco que le dan buen sabor al queso, pero existe uno más que se les parece mucho, que provoca una terrible enfermedad, la Aspergilosis, parecida a la tuberculosis o lesionando el hígado, oídos y hasta ojos.

Los demás hongos dan olores a humedad, rancio, putrefacto u otros olores extraños que no favorecen al queso, por lo tanto debemos eliminarlos, cepillando la corteza (si no se encuentran grietas) con salmuera concentrada y voltearlos constantemente para que se sequen.

Fuente: Apunte Taller de Industrialización de productos lácteos de la Unideg.

Publicado en Industria alimentaria

Suscríbete:

who's online