Maxim Gorki

Escritor ruso nacido en Nizhny Novgorod el 16 de marzo de 1868, hijo de un agente de importaciones que murió cuando el niño tenía cinco años. La madre volvió a casarse y la abuela crio al pequeño. En 1879 abandonó el hogar y se fue a vivir a una aldea cercana a Kazán, donde trabajó como panadero. Allí se encontró con activistas que le dieron a leer la obra de Marx.

Regresó tiempo después a Nizhny Novgorod, donde en 1887 presenció un pogromo (ataque violento contra los judíos del lugar) y horrorizado por lo que vio se declaró enemigo de todo racismo.

En 1889 fue arrestado por ʺdifundir propaganda revolucionaria”, pero salió libre por falta de pruebas. A partir de entonces estuvo vigilado por la policía secreta.

En 1891 se mudo a Tiflis (hoy Tbilisi) y al año siguiente publicó sus primeros relatos cortos, así como artículos para diversos periódicos. Pronto se hizo famoso y la policía acentuó la vigilancia sobre el escritor.

Eso no le impidió contribuir a las ideas socialistas, primero, y más tarde a las de los bolcheviques. En o encarcelaron, pero su mala salud hizo que lo pusieran en libertad a los 30 días, aunque siguió en arresto domiciliario.

En 1902 Fue electo miembro de la Academia Imperial de Literatura, pero el zar vetó su nombramiento. Fue testigo del “Domingo sangriento” en 1905 y decidió apoyar el derrocamiento del zarismo, por lo cual fue deportado.

En el extranjero se dedicó a reunir fondos para la causa revolucionaria. Gorki vivió la gran revolución de 1917. El gobierno soviético lo hostigó hasta el punto de obligarlo a emigrar a Alemania y a Italia.

Stalin lo invitó a regresar y Gorki lo hizo en un esfuerzo por ayudar a otros escritores perseguidos por el régimen. De su obra destacan;  La madre, Tres hombres, Una Confesión, Los pequeños burgueses y Los hijos del sol. Murió en Moscú el 18 de junio de 1936, en circunstancias que todavía no han sido aclaradas.