Preguntas cortas

En este tipo de prueba se valora la capacidad de síntesis, de relacionar conceptos, memoria, buena redacción y también es necesario tener cierto dominio de la materia.

  • Es preferible empezar también por lo que mejor se sabe, alterando el orden de presentación, si se permite.
  • Una prueba de este tipo persigue la claridad conceptual y crítica, en el más completo de los casos. Por tanto, es preciso contestar con enunciados concisos y contenidos precisos sólo lo que se nos pregunta. Nada más.
  • Si el espacio por pregunta es limitado y se quiere continuar respondiendo, podría hacerse por detrás o en hojas aparte, cerciorándose previamente de que esas ampliaciones de respuesta se permiten o si se van a valorar. En caso de que con claridad no se subraye una negativa, es positivo proceder a hacerlo, ya que todo buen profesor valorar el esfuerzo y el interés tanto como los conceptos objetivos.

Algunas normas prácticas:

  • Dedicar un tiempo inicial a planificar.
  • Leer detenidamente las preguntas y encontrar la palabra clave.
  • Conviene empezar por las preguntas que nos resulten más fáciles, dejando para el final las más difíciles y largas.
  • Si sabemos muy poco de alguna pregunta, debemos reflexionar sobre lo que recordamos y puede estar relacionado con el tema, tratando de deducir la respuesta y elaborando un guión basado en aspectos estudiados.
  • Contestar exactamente a lo que se pide.
  • Hacerlo respetando el espacio disponible.
  • No dejar preguntas sin respuesta. Si falta tiempo, al menos se esboza el esquema a seguir o las ideas principales.
  • Cuidar la presentación.
  • Dedicar un tiempo final para releer y corregir.

Fuente: Entrenamiento en competencias para el estudio autorregulado a distancia de la UNED, licencia Creative Commons License 2.5.

Publicado en Competencias para el estudio a distancia

Suscríbete:

who's online