Proceso de impresión del Offset Rotativo

Una rotativa de bobina se divide principalmente en cinco partes:

Portabobinas. La zona de porta bobinas es la zona de manipulación, reparación y cambio de las bobinas.

Desde aquí, la bobina, al desenrollarse, formará lo que se llama «la banda de papel» siempre a una tensión constante en todo el proceso de impresión. Las bobinas, una vez acabadas, se cambiarán manual, semimanual o automática mente, dependiendo del tipo de rotativa.

La bobina llega de fábrica ya acondicionada par a imprimir y al tamaño solicitado, ya que generalmente se piden fabricaciones determinadas según los trabajos por realizar.

La bobina está formada por dos partes: el ánima (tubo de cartón hueco por dentro), que permitirá que la bobina se sujete y quede suspendida en el aire para poder desenrollarse, y el papel enrollado de la calidad solicitada.

El desperdicio de papel normalmente es alto, ya que se pierden las primeras vueltas de la bobina y las últimas, las más cercanas al ánima de la bobina.

Unidades impresoras. La disposición de las unidades impresoras está estructurada en cuatro sistemas.

Estos sistemas se pueden encontrar como configuración única o como combinación de varias. Dependerán de los trabajos a los que estén destinadas.

Los cuatro sistemas son:

Sistema caucho contra caucho. Para impresiones de 1 x 1 o de 4 x 4 colores.
Sistema satélite. Para impresiones de 1 x 1, 3 x 1 o 4 x O colores.
Sistema en “Y”. Para impresiones de 2 x 1 colores.
Sistema de tres cilindros: Para impresiones 4 x O, 5 x O o 6 x O colores.

Nota: la abreviación 4 x 4, por ejemplo, significa la impresión de 4 colores por el frente y 4 colores por la vuelta. De esta manera se identifica el número de tintas de cada cara.

Superestructura. Consiste en una sucesión de rodillos que guían la banda o las bandas de papel desde el grupo de secado hasta la entrada de la plegadora.

La disposición de estos rodillos vendrá determinada por el tipo de plegado que se realice.

Plegadora

Encontramos dos tipos de plegadoras:

las de pinzas: Las plegadoras de pinzas son las más utilizadas por su velocidad en el plegado.
las de tambor: Las de tambor dan más problemas y son más lentas.

El proceso de plegado empezará con la llegada de la banda a una especie de embudo, donde recibirá el primer doblez; los rodillos introductores obligarán a la banda a pasar entre el cilindro «porta agujas» que perforará la banda y el cilindro de «corte», que seccionará la banda, para que un grupo de pinzas en forma de molino coja los formatos cortados y los transporte.

Los tipos de formatos que puede hacer una plegadora se refieren al número de dobleces que podrá realizar:

Formato sábana es el primer doblez realizado en el embudo; la dirección de la fibra del papel es paralela al lomo del plegado.
Formato tabloide: es el segundo doblez producido por el cilindro de plegado.
Doble paralelo o tercer doblez: es un doblez producido perpendicularmente al lomo del tamaño tabloide.

La plegadora se puede acondicionar con dispositivos adecuados que pueden aumentar la productividad; por ejemplo, encolado transversal para formatos apaisados, engomados humedecibles, engomados para vales de respuesta y sobres, grapados, perforados, numerados, sustancias aromáticas.

Para trabajos especiales se puede colocar al final de la rotativa, en sustitución de la plegadora, un rebobinador para una posible reimpresión o para acabados especiales, o una resmadora que cortará la banda de papel en hojas.

Acondicionadora de banda Estos grupos de control mantendrán la banda de papel con un avance normal y tensión y velocidad constantes.

Fuente: Apuntes de Tecnología de los Sistemas de Impresión de la U de Londres.

Publicado en Tecnología de los Sistemas de Impresión

Suscríbete:

who's online