Puntos fuertes fundamentales del DO

El punto fuerte y decisivo del DO es que los procesos a los que nos hemos referido en estas unidades son fundamentalmente sólidos. Estos procesos comprenden: una cuidadosa sintonización las percepciones y los sentimientos de las personas; la creación de condiciones relativamente seguras para hacer que emerjan estos datos; hacer participar a las personas en el diagnóstico de los puntos fuertes y débiles de sus organizaciones, así como en el establecimiento de planes de acción para el mejoramiento; enfocarse en el equipo y en otras configuraciones independientes; rediseñar el trabajo de manera que sea más significativo y motivador; entrenar explícitamente a las personas hacia un modo de liderazgo de equipo de participación y abierto; y utilizar a terceras partes calificadas. Estas y otras características del DO han creado un proceso poderoso y perdurable para el mejoramiento organizacional.

Un segundo punto fuerte fundamental tiene que ver con el medio político y gubernamental. El DO es altamente compatible con las estructuras y los procesos gubernamentales democráticos que están muy bien establecidos en muchas partes del mundo y que están surgiendo en muchas otras. De hecho, los enfoques del DO promueven los procesos democráticos y ayudan a mantenerlos.

El tercero es que la práctica del DO se ha estado expandiendo durante las dos o tres últimas décadas, para crear una mezcla de atención a los procesos orientados a las personas y de atención al diseño del sistema humano-técnico.

Cada vez más, ha tenido lugar una fusión de lo que, en la década de los setenta, Frank Friedlander y L. Dave Brown llamaban enfoques “humano-procesales” y “tecnoestructurales”.

Para ilustrar esta fusión, se puede ver el creciente empleo de organizaciones paralelas o colaterales en los proyectos de cambio en gran escala, muchos de los cuales implican una amplia utilización de la participación de los empleados en los programas de sistemas sociotécnicos (SST) y la utilización de practicantes del DO en el entrenamiento y el desarrollo de equipos auto dirigidos.

El cuarto es que casi en todas partes existe una imperiosa necesidad de ayuda para reunir a las personas. apropiadas con el fin de que hablen en forma constructiva acerca de aspectos organizacionales importantes y que desarrollen procesos para lograr que mejoren. Es evidente que el campo del D. O. va a desempeñar un rol muy importante y vital al futuro predecible.

El D. O. no va a desaparecer; no puede desaparecer; Si lo hiciera, sería reinventado con un nuevo nombre. Creemos que el D. O. sólo se puede volver más fuerte y más efectivo debido a la evolución de la teoría, la investigación y la práctica.

Fuente: Apunte de Desarrollo Organizacional de la UNIDEG

Publicado en Desarrollo organizacional

Suscríbete:

who's online