Razones financieras de liquidez

Nos indica la capacidad de una empresa para hacer frente a sus obligaciones de corto plazo normalmente un año o el lapso en que se cumple el ciclo de comprar-producir-vender-cobrar).

Una liquidez estrecha evita la posibilidad de que la empresa aproveche oportunidades de negocio y, en casos extremos, provoca insolvencia y quiebra. Se le conoce también como la prueba del ácido.

d.1. Activo circulante a pasivo corto plazo

Es denominada también “razón del circulante” o de “capital de trabajo” e “índice de solvencia”.

Nos indica la capacidad de pago a corto plazo de la empresa, así como la solvencia de la misma. En otras palabras, nos muestra el número de pesos con los que la empresa cuenta para hacer frente a sus pasivos.

Esto es, cuántos pesos de activo por cuántos pesos de pasivo. Mide la liquidez de la empresa; es decir, se basa en que las deudas a corto plazo estén garantizadas con los valores de activo circulante, los cuales son los bienes disponibles con los que se cubrirán las próximas deudas a vencer.

Mientras más alta sea la razón del circulante, será mayor la capacidad de la empresa para pagar sus cuentas, y si resulta baja, será indicativo de que la empresa no podrá cubrir sus deudas en su totalidad a corto plazo.

Es también la medida de liquidez más usual, y es la forma de medir el margen de seguridad que la empresa mantiene para cubrir las variaciones en el flujo de efectivo que se genera a través de la transformación de las cuentas de activo y pasivo que integran el ciclo financiero a corto plazo.

Para efectuar una interpretación más adecuada de esta razón, es necesario analizar las proporciones que guardan los elementos principales del circulante, efectivo, cuentas por cobrar e inventarios, ya que cada uno de estos guarda diferente grado de liquidez, asimismo se requiere tener un amplio conocimiento de la empresa y de su giro.

d.2. Activo circulante menos inventarios a pasivo corto plazo

Esta razón es similar a la anterior, sólo que no toma en cuenta al inventario que es el menos solvente de los activos circulantes.

Se la dan varias denominaciones como “prueba del ácido”, “prueba severa”, “prueba de agua recia” y “coeficiente de capacidad inmediata de pago”. Esta razón tiende a eliminar los activos que no son de disponibilidad inmediata.

Nos hace saber la cantidad de activo disponible con que se cuenta, para poder cubrir los pasivos en un momento determinado y a corto plazo.

Mide la capacidad de la empresa para cumplir las obligaciones de corto plazo a partir de sus activos más líquidos, por lo que se concentra en el efectivo, los valores de realización inmediata y las cuentas por cobrar.

Un resultado de aproximadamente 0.50 a 1 es adecuado. Significa que por cada 0.50 de activo se tiene 1 de deuda, lo anterior en base a un conocimiento profundo de la empresa y de su giro.

d.3. Activo circulante a pasivo total

Esta razón nos hace saber la proporción que guarda el activo circulante respecto del pasivo total, de otra forma, cuántos pesos de circulante tiene la entidad para hacer frente a tantos pesos de pasivo a corto y largo plazo, mide en qué tanto la deuda total está garantizada con los valores de activo circulante, de igual manera indica la capacidad que tiene la empresa para poder cubrir sus obligaciones tomando en cuenta únicamente sus activos circulantes.

d.4. Activo disponible a pasivo circulante

A esta razón se le conoce también con la denominación de “solvencia inmediata”, “pago inmediato” o “razón de liquidez y endeudamiento”.

Nos indica la proporción que guarda el activo disponible que incluye valores de fácil realización como son el efectivo en caja y bancos, las inversiones temporales de inmediata realización (acciones, bonos y valores), y en ocasiones, se incluyen las cuentas por cobrar que se presume pueden convertirse rápidamente en efectivo, para cubrir los créditos de los proveedores y acreedores a corto plazo. Mide, por tanto, el grado de solvencia y la capacidad de pago inmediato.

La medida en que los recursos disponibles de la empresa pueden hacer frente a las obligaciones contraídas a corto plazo.

Esta razón arroja un resultado muy rigorista de la liquidez de la empresa al considerar exclusivamente valores de fácil y rápida realización, al mismo tiempo puede ser indicador de la existencia de efectivo ocioso.

Fuente: Apuntes de Planeación teoría y estragia dela FCA de la UNAM

Publicado en Planeación estratégica

Suscríbete:

who's online