Seguimiento de las recomendaciones

De nada servirían las cuatro etapas anteriores si no se logra concretar y materializar las recomendaciones propuestas en beneficio de la organización. Nuestra labor no termina con la entrega del informe final de Auditoría, que incluye determinar las ineficiencias existentes, proponer soluciones y sobre todo colaborar con la entidad para su realización, para así asegurarnos que la administración les dará una solución oportuna y adecuada.
En esta fase podemos encontrar las siguientes etapas:

a) el diseño, donde elaboraremos un plan de acción donde se precise el objetivo, alcance y resultados de lo que será necesario implantar de las recomendaciones conjuntamente con la entidad, lo cual incluirá:

– Designar un líder de proyecto, para coordinar el seguimiento, así como la designación de los diversos responsables de cada etapa o actividad a seguir, considerando fechas de conclusión.

– Programación de reuniones periódicas de evaluación de avances, análisis de problemas y toma de acciones correctivas.

– Firma del plan propuesto por todos los participantes, estableciendo compromisos formales.

b) Implantación, donde se implantarán cada una de las recomendaciones del informe a través de un programa de ejecución, presupuesto y equipo de trabajo.

– Elaborando un programa detallado de ejecución de las actividades a llevarse a cabo y su secuencia de realización (ruta crítica), así como de las fechas de iniciación, terminación y presentación de los avances y control.

– Preparando un presupuesto detallado con requerimientos de recursos materiales y humanos.

– Formando equipos de trabajo, asignando responsables y recursos por actividad.

– Es necesario incluir programas de información y orientación que informen sobre la naturaleza, propósito y bondades que ofrecerán las medidas a implantar, para minimizar obstáculos y resistencias de cambio entre los posibles afectados por los nuevos procedimientos y sistemas de trabajo.

– Fijación del método de implantación más conveniente de acuerdo a las características de las recomendaciones y condiciones a establecer.

– Cuando se trata de sistemas computarizados, es necesario desarrollar y ejecutar previo a cualquier método de implantación, pruebas de los programas que reproduzcan todas las transacciones y controles que se hayan diseñado, para validar su correcto funcionamiento.

Fuente: Apuntes de Auditoria Interna de la FCA de la UNAM

Publicado en Auditoría interna

Suscríbete:

who's online