Tipos de informe para auditoria interna

El informe de resultado puede ser:

Oral. Esto es inminente ya que el trabajo de Auditoría Interna es realizado conjuntamente con el personal de la organización o proveniente de situaciones emergentes.

Antecedente de un reporte formal. Tiene un propósito útil y legítimo. Debemos tener cuidado en su uso para evitar conflictos con posteriores informes escritos.

Escritos intermedios. Están enfocados a problemas de especial significado donde se requiere de inmediata solución.

También sirven para reportar los avances del trabajo (de naturaleza formales); podrán adoptar una naturaleza informal cuando se manejan como memoranda. Generalmente se incorporan al informe final y sirven de base para éste.

– En forma de cuestionario. Sólo es usado para efectos internos dentro del propio departamento de Auditoría Interna, usualmente para niveles bajos de operaciones.

Se puede usar en circunstancias especiales. Su utilidad práctica es limitada para el auditado.

– Escrito. En gran número de organizaciones se emite un informe anual; en donde se recopilan los diferentes informes individuales emitidos y describen el rango de su contenido.

En algunos casos se preparan para comité de Auditoría o para la administración. Son excelentes ayudas para estas organizaciones de control.

Estos informes deben tener enfoques comunes en la forma y contenido como:

1. Cobertura enciclopédica, a través una presentación detallada sobre toda la actividad auditada, El informe puede ser de naturaleza histórica o actual; puede cubrir prácticas operacionales y resultados financieros.

2. Descripción del trabajo realizado, describiendo pasos, alcance de verificación y pruebas.

3. Explicación detallada de los hallazgos. Es recomendable la recopilación del máximo de estos hallazgos para que no pierda el usuario interés y que se centre en aspectos relevantes y significativos.

El auditor debe adoptar un estilo positivo de informe para que sus comentarios estén balanceados al reportar situaciones tanto favorables como desfavorables, situaciones actuales y perspectivas enfocándose a comentarios constructivos.

Se debe evitar citar factores cuyo soporte y conclusión no estén totalmente cubiertos, presentándose perspectivas respecto a los resultados finales de forma confiable y con profesionalismo.

También se deben reportar el cumplimiento del auditado y las deficiencias detectadas, aspectos potenciales de mejora, señalar acciones correctivas intermedias atenuantes donde el auditado no tiene el control. Un aspecto importante será el de los comentarios del auditado.

El uso de buenos términos en la redacción con palabras e ideas constructivas y positivas ayudan a darle un enfoque de innovación e imagen positiva a la Auditoría Interna al presentar sus ideas de una manera constructiva.

Fuente: Apuntes de Auditoria Interna de la FCA de la UNAM

Publicado en Auditoría interna

Suscríbete:

who's online