Trabajo en frío

Cuando un metal es rolado, extruido a una temperatura debajo de la de recristalización, el metal es trabajado en frío. La mayoría de los metales se trabajan en frío a temperatura ambiente aunque la acción de formado en ellos causa una elevación de temperaturas.

El trabajo en frío distorsiona el grano y reduce un poco su tamaño, sin embargo, mejora su resistencia, maquinabilidad, exactitud dimensional y terminado de superficie del metal.

En general, el trabajo en frío produce los efectos siguientes:

1. Los esfuerzos son dejados en el metal y permanece con ellos hasta que se eliminan por un tratamiento térmico posterior.
2. Se crea una distorsión o fragmentación de la estructura del grano.
3. La resistencia y la dureza del metal se aumentan con la correspondiente pérdida de ductilidad.
4. La temperatura recristalina para el acero se aumenta.
5. Se mejora el término superficial
6. Pueden mantenerse tolerancias dimensionales cerradas.

Fuente: Materia de Proceso de Manufactura de la Unideg

Publicado en Proceso de manufactura

Suscríbete:

who's online