Transportación de la leche

El traslado de la leche al taller de lácteos debe hacerse lo más rápido posible, a la vez de transportarse en envases perfectamente cerrados y limpios.

Recuerde que una leche muy contaminada no es posible sanearla ni con pasteurización.

Después de la ordeña filtre la leche con una manta gruesa, (40 litros por cada manta).

Considere un máximo de 2 horas desde el ordeño a la pasteurización, si calcula que se tardará más tiempo, enfríela inmediatamente después del ordeño, colocándola en un bidón metálico tapado, dentro de una pileta con agua, con ello puede ganar hasta una hora.

Es recomendable utilizar bidones de acero inoxidable, los cuales son muy resistentes. Y fáciles de limpiar.

Los bidones de lámina galvanizada son poco recomen dables por su pobre resistencia a los golpes y a la corrosión. Los bidones de plástico y PVC, son baratos, resistentes y fáciles de lavar, aunque nunca son mejores que los de acero inoxidable.

Fuente: Apunte Taller de Industrialización de productos lácteos de la Unideg.

Publicado en Industria alimentaria

Suscríbete:

who's online