Ventajas de la regulación a dos etapas

– Se evitan las variaciones notables en la presión recibida por los reguladores de segunda etapa, obteniéndose una presión uniforme en las tuberías de servicio, consecuentemente un óptimo funcionamiento de los quemadores.

– Se reducen considerablemente los diámetros de las tuberías de servicio y con ello los costos de materiales y de mano de obra, principalmente en grandes instalaciones tipo habitacional, comercial, industrial, etc.

Fuente: Apunte de Instalaciones en los edificios del Instituto tecnológico de la Paz

Publicado en Instalaciones en los edificios

Suscríbete:

who's online