Abruptio placentae

Es aquel desprendimiento de la placenta normalmente inserta. Puede ser total o parcial. El porqué ocurre se asocia a:

1. cuando coexisten embarazo e hipertensión, y hay un golpe brusco de sangre a la placenta.
2. enfermedades que cursan con lesiones vasculares como la diabetes.
3. por accidentes, traumatismos.
4. por cordón umbilical corto.

Los ítems 1 y 2 suponen el 50% de los desprendimientos. Es una situación grave; depende de que ocurra en casa o en el hospital el pronóstico es diferente tanto para la madre como para el feto.

La mortalidad fetal es de 30%, y la mortalidad materna es del 6%. Estas cifras variarán dependiendo de que el desprendimiento sea total o parcial y, como ya hemos dicho, de que el desprendimiento ocurra en casa o en el hospital.

Complicaciones

1. Hemorragia; de grado leve (250 ml de pérdida), es parcial. Grave (más de un litro de pérdida), es total.
2. Shock hipovolémico.
3. Útero de Couvelaire o apoplejía útero placentaria; cuando la sangre se infiltra y rellena el tejido muscular del útero, tiene aspecto de útero
atigrado.

Además se produce una contractura uterina intensa y mantenida. Una vez acabado el parto hay que hacer una vigilancia más estrecha ya que la fibra muscular uterina está fatigada y puede haber:

1. hemorragia posparto.
2. coagulación intravascular diseminada (CID); en la zona de
desprendimiento la hemorragia provoca la liberación de gran cantidad de factores de coagulación cuya finalidad es formar el coágulo retroplacentario.

Estos factores pasan a la circulación general, y desencadenan la formación final de fibrina.

De esta forma se genera una CID, que es una grave complicación que afecta a diversos órganos, y en especial al riñón.

A causa de ello se consumen los depósitos de fibrinógeno de tal forma que cuando este alcanza cifras muy bajas la sangre pierde su capacidad normal de coagulación, y se produce una coagulopatía de consumo, con hemorragias en diferentes órganos.

Se hacen estudios de coagulación porque los productos de la coagulación se acaban.

3. insuficiencia renal (con oliguria, anuria, etc.) por disminución de la perfusión, y por necrosis de la corteza del riñón por depósitos de fibrina en los capilares renales.

Manifestaciones clínicas

A) Desprendimiento TOTAL

1. Hemorragia brusca y masiva. A veces sale al exterior a través de la vagina pero otras veces la sangre queda atrapada detrás de la placenta y provoca:
2. Dolor abdominal intenso por presión y contractura uterina.
3. Shock por hemorragia y por dolor.
4. FCF negativa (alto porcentaje).

B) Desprendimiento PARCIAL, normalmente ocurre en un borde de la placenta.

1. Hemorragia escasa y oscura que casi siempre sale por la vagina.
2. Si no se desprende el borde sino el centro de la placenta se forma un hematoma retroplacentario.
3. No hay dolor en la mayoría de los casos.
4. No alteración de signos vitales (de la madre).
5. FCF: el feto presenta signos de sufrimiento fetal.

Tratamiento obstétrico y atención de enfermería

1. Parto vaginal o cesárea; en función de edad gestacional, feto, etc.
2. Control exhaustivo de signos vitales (para comprobar peligro de shock, etc.).
3. Valoración de pérdida hemática (aspecto, cantidad, etc.).
4. Valoración de FCF.
5. Apoyo emocional (situación de estrés para la familia).
6. Información.
7. Coger vía.

Fuente: Apuntes y notas de enfermería materno infantil del Conalep

Publicado en Enfermería

Suscríbete:

who's online