Análisis de costo-beneficio

Toda toma de decisiones está basado en el costo de oportunidad, esto es, en la decisión de la mejor alternativa que ofrece la mayor ganancia; en el fondo considera un análisis económico.

Asimismo se debe considerar que toda decisión lleva consigo costos y beneficios, ventajas y desventajas, por lo que antes de decidir hay que cuantificar las erogaciones y los rendimientos, hay que evaluar y tomar la decisión.

El análisis de costo-beneficio está enfocado a evaluar la información que se obtiene como resultado de poner en marcha un programa dentro de una unidad económica, con la certeza de que ofrecerá la seguridad de obtener ventajas para los empresarios.

Es importante hacer notar que este tipo de estudios se hacen frecuentemente en el sector público, en los tres niveles de gobierno, y llevan un enfoque macroeconómico.

Cuando este análisis se hace en una empresa, su fin último es cuantificable, reflejado en la ganancia de la inversión o de los cambios que se han realizado en cualquiera de las áreas funcionales. Para llevar a cabo un estudio de costo-beneficio, primero se debe identificar qué es lo que se quiere hacer y qué se espera obtener.

Una vez identificado el proyecto, se debe considerar su carácter, pues el objetivo es obtener mayores utilidades; en caso de que sea incremento de producción, debe asegurarse que existe una demanda efectiva que hace posible el éxito; por otro lado, el proyecto puede tener otros enfoques que afecten a toda la empresa o parte de ella.

Después hay que considerar la serie de acciones que hagan posible la materialización de la idea, así como los costos en que se incurre desde la generación de la propia idea hasta la puesta en marcha. Posteriormente, hay que analizar que se espera con los cambios, si cumple con el objetivo y sobre todo con los beneficios, lo cual se cuantifica en dinero.

Es de vital importancia cuantificar el costo-beneficio con la seguridad de que el nuevo proyecto operará en la empresa con el mínimo costo posible por unidad;
para ello, se debe apoyar el análisis en la teoría de la producción y de los costos.

Finalmente, se determina el costo-beneficio del proyecto o acción con el análisis de los rendimientos de éste a diferentes niveles de producción y venta.

Se debe hacer una evaluación financiera que analice los importes económicos de la idea o proyecto, el costo adicional a la empresa y su rentabilidad marginal.

Este tipo de evaluación incluye el valor presente de los flujos de efectivo, la determinación de la tasa de rendimiento, el periodo de recuperación de la inversión, el empleo de los recursos en otras alternativas de inversión, entre otras cosas.

Así mismo, la evaluación económica se refiere a la cuantificación del costo y beneficio social, como son la generación de empleos, el monto de sueldos y salarios del nuevo personal que tendrá un efecto multiplicador, la contaminación del agua y del aire, el ruido y el aumento en los congestionamientos del tránsito vehicular, lo anterior comparado y cuantificado con los beneficios nos daría las bases y el análisis del costo-beneficio.

Las economías de escala se vuelven importantes para los directivos porque permiten aumentar las utilidades al disminuir los costos y esto lleva a que empresas de las ramas de transporte y financieras en México lo planten como un objetivo empresarial.

Fuente: Apunte de Microeconomía de la FCA, UNAM.

Publicado en Microeconomía

Suscríbete:

who's online