Avellana

Es el fruto de tipo nuez del avellano común, (Corylus avellana). Etimológicamente proviene del latín nux abellana, fruto seco de Avella, municipio italiano de la Campania. Tiene forma esferoidal, con un diámetro aproximado de 10 a 15 mm. Formada por una cáscara fibrosa externa que rodea una cubierta lisa en la que se aloja la semilla. La cáscara fibrosa se seca durante la maduración.

El núcleo de la semilla es comestible como fruto seco, usándose tanto en crudo como cocinado (entero o en pasta). La piel oscura que recubre la semilla tiene sabor amargo por lo que en ocasiones se retira para ser consumida. También se obtiene de la avellana un aceite de sabor fuerte y característico que es de uso alimentario. Las avellanas se utilizan con frecuencia en confitería, garrapiñadas o mezcladas con chocolate.

Posee un alto valor nutricional: 16% de proteínas y 62% de aceites insaturados. Además, contiene significativos niveles de tiamina, niacina y altos niveles de calcio, fósforo y potasio.

El avellano es cultivable en terrenos húmedos, permeables y profundos con exposiciones soleadas. La avellana se produce en cantidades comerciales en el sur de Europa y en el noroeste de los Estados Unidos. En Chile hay unas 3000 hectáreas cultivadas.

Publicado en Ciencias naturales y física