Biomas terrestres

Los biomas son grandes comunidades terrestres fácilmente reconocibles por los tipos de plantas y animales que los componen como resultado de las interacciones entre el    clima, la biota y el sustrato. Las plantas adaptadas a un clima determinado presentan una estructura y fisiología semejantes, por lo que el tipo de vegetación se repite en las regiones de clima parecido, aunque la composición por especies sea diferente.

En cada bioma, por tanto, la comunidad clímax es uniforme en cuanto al tipo de vegetación.

Por lo general, no existe un límite definido entre los biomas adyacentes, sino que cada uno se fusiona con el siguiente a través de una zona de transición bastante extensa, que recibe el nombre de ecotono.

Los distintos biomas forman fajas alrededor del globo, de modo que en el hemisferio  septentrional, desde el ecuador hacia el Polo Norte se encuentran sucesivamente bosques tropicales lluviosos, praderas, desierto, bosques caducifolios, bosques de coníferas y la tundra ártica.

Al ser las condiciones climáticas en las grandes altitudes semejantes a las de las grandes latitudes, el orden en que aparecen los biomas en las pendientes de las altas montañas es parecido al que se encuentra en las zonas bajas en dirección a los polos.

La tundra forma una franja circumpolar, desprovista de árboles, en la cual sólo la superficie del suelo se deshiela durante el corto verano de 60 días, estando helado permanentemente por debajo de la superficie (permafrost).

Se trata de un suelo de difícil drenaje, dominado por lagunas, pantanos y turberas, en el que sólo sobreviven musgos, líquenes, gramíneas y otras hierbas pequeñas. Entre la fauna destacan el oso polar, caribú, lobo, zorro ártico, armiño, comadreja, lemming, liebre polar, búho nival, perdiz nival, aves migratorias y mosquitos.

La taiga o bosque de coníferas forma un hábitat fisiológicamente árido y de clima frío al sur de la tundra, dominado por las coníferas (abetos, piceas, pinos, cedros, etc.). Se trata de un bioma con un gran potencial maderero. La fauna incluye el oso, puma, lobo, tigre de Siberia, marta, armiño, anta, ciervo, alce, roedores, aves granívoras, halcones, etc.

El bosque templado caducifolio, que se extiende a continuación de la taiga, se encuentra en la zona de abundantes precipitaciones distribuidas de manera uniforme y clima templado con veranos e inviernos bien definidos. A estas condiciones están adaptados los árboles de hoja caduca (roble, haya, olmo, arces, castaño, nogales, etc.) y gran diversidad de formas arbustivas y herbáceas.

La fauna presenta una notable diversidad de vertebrados e invertebrados y, a diferencia de la tundra y la taiga, incluye reptiles y anfibios.

La pradera está dominada por los pastizales abundantes en gramíneas, que sostienen una rica fauna de herbívoros (bisontes, antílopes, caballos, etc.), animales de hábitos subterráneos (tejón, mofeta, liebre, conejo, etc.) y aves. Los árboles y arbustos se encuentran como individuos dispersos o formando franjas a lo largo de los cursos de agua.

La sabana es la pradera tropical, caracterizada por una prolongada temporada de  estiaje. En África se extiende, entre el desierto del Sahara y el bosque tropical lluvioso, y presenta graves problemas ecológicos por la sobreexplotación a que se halla sometida.

También hay sabanas en Sudamérica y Australia que sostienen gran cantidad y variedad de herbívoros. El bosque esclerófilo es la comunidad clímax de las regiones templadas moderadas con lluvias discretas, pero ausentes en verano. Los árboles y arbustos aclimatados son perennifolios de hojas coriáceas adaptadas a la sequía, como la encina.

El matorral, el chaparral y la maquia mediterránea son variantes o degradaciones de este bioma. El desierto se caracteriza por una precipitación muy escasa o nula, que sólo pueden soportar plantas con adaptaciones especiales para la conservación del agua (cactos, euforbiáceas, etc.). Los animales presentes son reptiles, insectos y roedores de hábitos subterráneos (pocos anfibios y pocas aves). Los biomas desérticos varían según su temperatura media (desiertos fríos, desiertos calientes).

La pluviisilva o bosque tropical lluvioso presenta la máxima diversidad biológica en unas condiciones constantes de temperatura moderada, lluvia abundante y humedad elevada. La vegetación es siempre verde, muy densa y estratificada, y ninguna especie consigue ser realmente dominante.

Publicado en Ciencias naturales y física