Cambio del capital de trabajo neto

El capital de trabajo neto, es la cantidad por la que los activos circulantes exceden a sus pasivos circulantes.

Si una empresa adquiere nueva maquinaria para expandir su nivel de operaciones, el incremento del efectivo, las cuentas por cobrar, los inventarios, la cuentas y los cargos por pagar acompañarán a dicha expansión.

Estos incrementos surgen de la necesidad de más efectivo para apoyar la expansión de las operaciones, más cuentas por cobrar e inventarios para favorecer el incremento de las ventas, y más cuentas y cargos por pagar para sostener el aumento de las compras efectuadas y así satisfacer el incremento de la demanda de productos.

Como se observó, el aumento del efectivo, las cuentas por cobrar y los inventarios son aplicaciones de efectivo (salidas de efectivo o inversiones), en tanto que el incremento de las cuentas y los cargos por pagar son fuentes de efectivo (entradas de efectivo o financiamiento).

Mientras la expansión de las operaciones prosiga, se espera que continúe el incremento de la inversión en activos circulantes (efectivo, cuentas por cobrar e inventarios) y el aumento del financiamiento de pasivos circulantes (cuentas y cargos por pagar).

La diferencia entre el cambio de los activos circulantes y el cambio de los pasivos circulantes sería el cambio del capital de trabajo neto.

Por lo general, los activos circulantes aumentan más que los pasivos circulantes, dando como resulta do un incremento de la inversión del capital de trabajo neto, lo que se manejaría como una salida inicial concerniente al proyecto.

Si el cambio del capital de trabajo neto fuera negativo, se presentaría como una entrada inicial concerniente al proyecto.

El cambio del capital de trabajo neto (sin importar si es un aumento o una disminución) no es gravable, porque implica simplemente una acumulación o una reducción de las cuentas corrientes.

Fuente: Apuntes de Administración financiera de la UNIDEG

Publicado en Administración financiera

Suscríbete:

who's online