Características de los costos por órdenes

Por su parte, los costos por órdenes tienen las siguientes características:

– Se usa cuando la producción consiste en trabajos por pedido; también se utiliza cuando el tiempo requerido para fabricar una unidad de producto es relativamente largo y cuando el precio de venta depende estrechamente del costo de producción.

– Puede adoptarse cuando se puede identificar claramente cada trabajo a lo largo de todo el proceso; es decir, desde que se emite la orden de fabricación hasta que concluye la producción. La demanda suele anticipar a la oferta.

– Enfatiza la acumulación de costos reales por órdenes específicas.

– La fabricación está planeada para proveer a los clientes de un determinado número de unidades a un precio de venta acordado.

– Se conoce el destinatario de los bienes o servicios antes de comenzar la producción.

– La unidad de costeo es la orden.

– Cada trabajo representa distintas especificaciones de fabricación (período de tiempo para la fabricación, recorrido de la producción, máquinas por utilizarse, etcétera).

– El costo del trabajo es una base para hacer una comparación con el precio de venta y sirve como referencia para las futuras cotizaciones de precios en trabajos similares.

– La producción no tiene un ritmo constante, por lo cual requiere una planeación que comienza con la recepción de un pedido, que suele ser la base para la preparación y emisión de la orden de fabricación.

– Permite conocer con facilidad el resultado económico de cada trabajo.

– Se puede saber el costo de cada trabajo en cualquier momento. Por lo tanto, se simplifica la tarea de establecer el valor de las existencias en proceso.

– La determinación de los costos, aunque laboriosa, es sencilla de entender.

Costos por clases o lotes. Son costos por órdenes que se fabrican en lotes claramente definidos. El costo unitario se obtiene dividiendo el total por la cantidad de unidades producidas.

Ensamble y línea de montaje. Hay empresas que fabrican piezas que son guardadas en un almacén de artículos semielaborados y compran otras para montar o ensamblar. En estos casos suelen emitirse órdenes de montaje en los que se indican los elementos que se van a ensamblar. El valor acumulado de esas órdenes se llama “costo de montaje” o “ensamble” y son una modalidad de los costos por órdenes. En algunas oportunidades comprenden sólo el costo de conversión debido a que los costos de materiales se incluyeron cuando se fabricaron las piezas.

Fuente: Apuntes de Costos y presupuestos de la FCA de la UNAM

Publicado en Costos y presupuestos

Suscríbete:

who's online