Célula

La célula es la unidad vital más elemental; toda unidad de nivel inferior carece de vida propia. Los virus constituyen una excepción ya que se consideran seres vivos pero son acelulares, ya que no son capaces de metabolizar de manera independiente y sólo pueden vivir cuando han infectado una célula. La única célula que constituye el cuerpo de los organismos unicelulares adquiere una gran complejidad. En el resto de los organismos, la actividad vital es la resultante de la actividad biológica.

Las células que integran su cuerpo, entre las cuales existe una coordinación que se traduce en una unidad orgánica.

El estudio de la célula, que sólo fue posible a partir del desarrollo del microscopio óptico, condujo a sentar las bases de lo que se ha denominado teoría celular, según la cual toda célula únicamente puede originarse por división de otra célula y todos los seres vivos tienen su origen en una sola célula.

Posteriormente, con el descubrimiento del microscopio electrónico, se pudo ahondar en el estudio de los orgánulos subcelulares que se encuentran inmersos en la sustancia fundamental, así como en el conocimiento de la estructura dinámica de la membrana celular.

El microscopio óptico sólo permite observar detalles de la célula no inferiores a 0,2 micras en cortes muy finos que puedan ser atravesados por la luz, que se consiguen con el microtomo.

En cambio, el microscopio electrónico permite observar detalles de menos de 3 angströms con varios cientos de miles de aumentos, para lo cual la muestra se prepara con el ultramicrotomo.

Dicha muestra se interpone en el trayecto de un haz de electrones en el vacío y la observación se hace posible al presentar cada estructura celular una absorción de electrones diferente.

Para la observación tridimensional se utiliza el microscopio electrónico de barrido. Para la observación a nivel macromolecular se utiliza el método de difracción por rayos X, basado en la difracción que sufren estos rayos al chocar con los átomos.

El estudio del metabolismo celular dispone, en cambio, de un método más apropiado, la autorradiografía, que consiste en fijar isómeros radiactivos sobre las estructuras celulares y cubrir los cortes con una película de emulsión fotográfica especial que, al ser expuesta a las radiaciones emitidas,  es revelada y fijada.

Para el estudio fisiológico -tanto de la célula como de tejidos y órganos- se utilizan los métodos de cultivo in vitro en soluciones fisiológicas apropiadas. Para el análisis químico de la célula se usan los métodos propios de la química analítica, previa trituración, centrifugación y otras técnicas de la muestra.

Publicado en Ciencias naturales y física