Clasificación por sectores de las empresas

Las empresas se clasifican en tres sectores:

Industriales

Las empresas que se ubican en este sector se dedican a la producción, transformación o manufactura de productos, se caracterizan por la transformación de materias primas en productos terminados, y se clasifican a su vez en:

1. Industrias extractivas

Las que se dedican a la extracción y explotación de los recursos naturales, sin modificar su estado original, que a su vez se subdividen en:

a) De recursos renovables. Cuyas actividades se orientan a hacer producir a la naturaleza, es decir, al aprovechamiento y transformación de los recursos de la vida animal y vegetal, dentro de este tipo de industrias se encuentran: las de explotación agrícola, ganadera, pesquera, agropecuaria, etc.

b) De recursos no renovables. Son las que se dedican a la explotación de recursos que por su naturaleza, al ser extraídos, se provoca su extinción, sin que sea posible su reposición o reintegración, por ejemplo: el petróleo, los recursos minerales, entre otros.

2. Industrias de transformación

Estas se dedican a la adquisición de materia prima para someterla a un proceso de transformación o manufactura y así obtener un producto cuyas características y naturaleza son diferentes a las originales, por ejemplo: empresas farmacéuticas, textiles, químicas, etc.

En este tipo de industrias se utiliza la mano del hombre que con el empleo de Maquinaria, transforma las características originales de la materia prima, para que se conviertan en algo diferente que satisfaga las necesidades de la humanas.

Comerciales

Son las empresas que se dedican a la compraventa de artículos para el consumo, con el objeto de venderlos posteriormente en el mismo estado físico, incrementado un determinado porcentaje en su precio de adquisición, para obtener un “margen de utilidad”.

Este tipo de empresas se clasifican en mayoristas, minoristas y comisionistas. Las primeras se dedican a adquirir bienes en grandes cantidades para distribuirlos entre minoristas.

Los minoristas se dedican a la venta en una escala mucho menor que los mayoristas, generalmente al consumidor final del producto. Los comisionistas se dedican a la venta de productos a cambio de una comisión.

De Servicios

Las empresas que se ubican en este giro se dedican a la venta de “intangibles”, y se clasifican en:

1. Concesionadas: son aquellas que requieren del permiso del Estado para poder prestar sus servicios, éstas a su vez se dividen en: de carácter financiero y de carácter no financiero.

Dentro de las de carácter financiero están por ejemplo: las instituciones bancarias de todo tipo, compañías de seguros, compañías afianzadoras, compañías fiduciarias, bolsa de valores, etcétera. Las de carácter no financiero son aquéllas autorizadas por el Estado, pero que sus servicios no tienen que ver con lo financiero, por ejemplo: empresas de transportes aéreo y terrestre, de suministro de gasolina y gas, de suministro de agua, frecuencias de radio y televisión, etcétera.

2. Sin concesión: se refiere a aquellas empresas de servicios que no requieren de permiso expreso del Estado para su operación, y solo necesitan, en algunos casos, de licencia de funcionamiento por parte de las autoridades para poder operar, por ejemplo: hospitales, restaurantes, consultoras, hoteles, escuelas e institutos, empresas de espectáculos, centros deportivos, etcétera.

Fuente: Apuntes de Administración de Pymes de la FCA de la UNAM

Publicado en Administración de pymes

Suscríbete:

who's online