Competencia-proveedores como estrategia de mercados

La competencia, en un sentido comercial, significa la existencia de dos o más empresas que ofrecen un producto y/o servicio de características iguales o similares a un mismo mercado.

Conocer a la competencia resulta fundamental para las empresas, ya que les permite diseñar las estrategias que les ayudarán para hacerles frente en la lucha por el mercado al que se dirigen.

La investigación de mercados es la técnica que se va a utilizar para conocer los datos relativos a los competidores y entre los aspectos más importantes que se necesitan conocer y analizar de la competencia, están:

– El número de competidores y su importancia
– Sus productos y las características de los mismos Los canales de distribución que utilizan
– Qué sistemas de venta emplean
– Su organización interna
– La publicidad y promoción que emplean
– Los costos de sus productos

El conocimiento de estos factores le darán a la organización los elementos necesarios para diseñar la estrategia a seguir, para que pueda competir favorablemente en el mercado.

Los proveedores

La selección de los proveedores se constituye en uno de los factores importantes para poder elaborar productos y/o servicios que resulten a un costo menor, para que se pueda establecer el precio del producto y/o servicio, en un nivel que le permita competir en el mercado meta.

Es importante contar con una amplia gama de proveedores, ya que esto da la oportunidad de poder seleccionar a los que cumplan mejor con las condiciones requeridas para un suministro oportuno y eficiente de los suministros requeridos por la organización.

Varios factores importantes se deben tomar en cuenta para decidir qué proveedores se utilizarán de manera continua, entre otros podemos mencionar:

– La calidad El precio
– La ubicación
– La confiabilidad Los servicios
– La concesión de crédito

Mantener buenas relaciones con los proveedores es importante para todas las empresas, pero adquiere una importancia especial para las pequeñas empresas, debido a que las compras de estas, representan, por lo general, para un proveedor pequeñas cantidades y por lo tanto podrían no preocuparle.

La política a seguir por una pequeña empresa para cultivar buenas relaciones y un trato justo con los proveedores, es observar, entre otras, las siguientes prácticas
de compras:

– Atender al personal de ventas de manera rápida y cortés
– Pagar las facturas oportunamente
– Evitar cancelaciones de pedidos
– Apoyar al proveedor con sugerencias para la mejora de sus productos
– Mantener comunicación abierta para todo lo relacionado con las compras

En general todas estas prácticas ayudarán a mantener una buena relación con los proveedores, lo que permitirá garantizar el abasto oportuno de los materiales y mantener activa la operación de la empresa.

Fuente: Apuntes de Administración de Pymes de la FCA de la UNAM

Publicado en Administración de pymes

Suscríbete:

who's online